Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ucrania afirma que hay “entendimiento mutuo” con Rusia para el plan de paz

EL PAÍS EL PAÍS 09/06/2014 Jerónimo Andreu

Los Gobiernos de Kiev y Moscú han llegado a “un entendimiento mutuo” sobre el plan del presidente ucranio, Petro Poroshenko, para acabar con la violencia en el país, aseguró ayer el Ministerio de Exteriores ucranio.  A tenor del anuncio, dos sesiones diplomáticas parecen haber encauzado una situación dramática, emponzoñada por meses de tensiones políticas y comerciales, la toma rusa de Crimea y los cientos de muertos en la guerra en el este de Ucrania. “Como resultado del trabajo, las partes han llegado a un entendimiento mutuo sobre las etapas clave del plan y sobre las prioridades que contribuirán a mejorar la situación en las regiones de Donetsk y Lugansk”, desarrolló ayer el comunicado.

A pesar de su sonoridad, esta declaración es sólo una muestra de buena voluntad de cara a las próximas rondas de conversaciones previstas con regularidad diaria hasta que se apaguen los fuegos en el este del país, donde Kiev desarrolla una ofensiva bélica contra los rebeldes que no reconocen su autoridad y buscan auxilio en Rusia.

más información
  • Las milicias frenan la paz en Ucrania
  • Los rebeldes se abren paso hacia Rusia

La primera sesión del diálogo tuvo lugar el domingo, y en ella participaron Poroshenko y el embajador ruso en Ucrania, Mijail Zurabov, con la mediación de la Organización por la Seguridad y la Cooperación en Europa (ocho de cuyos inspectores siguen retenidos por los rebeldes). A su término, Poroshenko anunció que pretendía que los combates terminaran “esta misma semana”. El Ministerio de Exteriores ucranio no aclaró quiénes participaron en la segunda reunión, pero sí que las conversaciones progresan.

Del lado rebelde, este acercamiento se observa con mayor escepticismo. Alexander Borodai, primer ministro de la autoproclamada República Popular de Donetsk, reiteró ayer que no negociará con Kiev mientras las tropas ucranias sigan en la región. También aseguró que la noche anterior, Denis Pushilin, otro de los líderes del movimiento insurgente, recibió una llamada del Gobierno ucranio proponiéndole un alto el fuego en Donetsk. Borodai asegura que lo aceptaron, pero que los soldados ucranios nunca dejaron de disparar sobre la cercada ciudad de Slaviansk, donde ayer continuaron los combates y donde los sufrimientos de la población civil están siendo mayores.

La importancia del entendimiento entre Moscú y Kiev es vital para frenar el conflicto. El propio Borodai declaró ayer que, “sin el apoyo logístico y económico de Rusia, la República Popular de Donetsk tendría muchos problemas”. La ayuda comprende tanto suministros para las ciudades sitiadas como la condescendencia de Moscú a la hora de dejar transitar armas y combatientes desde su frontera a las filas insurgentes. Analistas militares ucranios consideran que al menos el 20% de los luchadores en el lado rebelde proceden de Rusia y conforman las unidades más profesionales.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon