Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

UE pide a Turquía respetar el Estado de derecho

dw.com dw.com 18/07/2016

En su respuesta al intento de golpe de Estado, el Gobierno de Turquía infringe las normas del Estado de derecho, denuncia la Comisión Europea.

"Estoy muy preocupado. Es exactamente lo que nos temíamos", indicó el comisario europeo de Política de Vecindad y Ampliación, Johannes Hahn, a su llegada al Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE), en el que se abordará la situación en Turquía.

Las autoridades turcas tenían preparada una lista de jueces a los que depurar como represalia tras el intento de golpe de Estado en la noche del pasado viernes (15.07.2016) al sábado, afirmó Hahn, quien sospecha que el Gobierno llevaba tiempo planeando una operación contra sus opositores: "Las listas, que ya estaban disponibles justo después de este acontecimiento, indican que algo estaba preparado, que en cierto momento tendrían que ser utilizadas", consideró.

El comisario austríaco, responsable de los candidatos a ingresar en la Unión Europea (UE), recordó que −tras el levantamiento de un sector de los militares turcos− la UE pidió a las autoridades que actuaran con base en el derecho internacional: "Por lo que sabemos, éste no ha sido el caso", aseguró.

Posible pena de muerte

"Fuimos los primeros, y yo fui personalmente la primera durante esa trágica noche, en decir que las instituciones democráticas tenían que ser protegidas", dijo a su llegada al Consejo la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini. En su opinión, "el Estado de derecho tiene que protegerse en el país, no hay excusa para apartar al país de eso".

Los ministros de Exteriores del bloque, que se reúnen también con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, pidieron asimismo a Turquía que muestre contención en su respuesta al golpe frustrado y manifestaron su preocupación por las represalias contra miembros de la judicatura y la posible reintroducción de la pena de muerte.

El nuevo ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, señaló que "es muy importante, en vistas del golpe fallido, que veamos moderación de todas las partes". El ministro belga Didier Reynders, por su parte, declaró que los países europeos están "muy preocupados" ante la posibilidad de la vuelta de la pena de muerte. "Supone un problema para la UE", "no es aceptable" y "no va a simplificar la relación con la UE", indicó Reynders, quien agregó que es "necesario e indispensable condenar este golpe, pero también actuar de manera proporcional".

Mientras, el titular francés, Jean-Marc Ayrault, afirmó que "no podemos aceptar que los militares tomen un poder que ha sido elegido por los ciudadanos, no podemos aceptar la dictadura militar". Al mismo tiempo, "hay que estar vigilantes para que las autoridades turcas no pongan en marcha un sistema político que les aleje de la democracia", agregó.

Operativo turco, a todo motor

El ministro turco de Justicia, Bekir Bozdag, informó este lunes de que se ha detenido por el momento a unas 6.000 personas tras el fallido golpe, de las cuales 2.839 son militares, entre ellos decenas de generales, mientras que más de 2.700 jueces han sido destituidos.

Mientras, los medios estatales turcos citan al ministro de Interior, quien asegura que se ha despedido unas 9.000 personas en todo el país, incluidos 30 gobernadores, se habrían visto implicados tras el golpe. Así, la dirección general de Seguridad de Turquía asegura que ha suspendido a 7.850 agentes, informa el diario Hürriyet en su versión electrónica. Según este medio, la lista de suspendidos fue enviada a las provincias y los afectados fueron llamados a las direcciones de seguridad provinciales, donde tuvieron que entregar sus armas.

Entretanto y a petición de Ankara, las autoridades de Arabia Saudí detuvieron este domingo al agregado militar turco en Kuwait, Mikael Ihsanoglu, en el aeropuerto de Damam, informaron varios medios locales. Al parecer, el funcioanrio provenía de Kuwait y se dirigía a Alemania. Según el diario kuwaití Al Rai al Am, el nombre del agregado militar turco aparece en una lista de altos cargos que los golpistas tenían pensado designar en caso de que la intentona hubiera triunfado.

Miles de personas han sido detenidas en Turquía tras la asonada en la noche del viernes, liderada por un grupo dentro del Ejército. Además han sido destituidos 2.745 jueces y han sido emitidas 250 órdenes de arresto contra jueces y fiscales. Las autoridades turcas señalaron asimismo que se plantean reintroducir la pena de muerte, que no se ha ejecutado en Turquía desde 1984 y que fue abolida en 2004. La UE apoya su erradicación en todo el mundo.

RML (dpa, efe)

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon