Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un astrofísico, a la caza de la respuesta que explique una supuesta señal extraterrestre

El Confidencial El Confidencial 21/04/2016 Teknautas

El 15 de agosto de 1977, el radiotelescopio de la Universidad de Ohio State captó la señal más potente hasta la fecha cuya explicación no responde a ningún fenómeno natural. Jerry Ehman, el astrónomo presente en aquel momento, escribió la palabra Wow! frente a la representación numérica de la señal ya que parecía indicar que su origen era extraterrestre.

Casi cuarenta años después, la señal Wow sigue sin respuesta pero Antonio Paris, astrofísico de la Universidad de St. Petersburg, en Florida, se ha propuesto resolverla.

Paris ha organizado una campaña de 'crowdfunding' en la que pide 20.000 dólares para poder estudiar dos objetos que, cree, podrían dar solución al misterio. Cuando detectó la señal, que se extendió durante 72 segundos, el radiotelescopio de la Universidad de Ohio State apuntaba a la constelación de Sagitario, aunque sucesivas búsquedas en esa región no dieron resultado alguno. Paris, que ya ha logrado el dinero necesario para poner en marcha su proyecto, cree que la respuesta está en dos cuerpos 'sospechosos' que atravesaron la constelación en aquella jornada de verano: los cometas 266P/Christensen y 335P/Gibbs.

Que el astrofísico, que también ha trabajado en calidad de analista para el ejército de Estados Unidos, ponga en marcha esta búsqueda ahora tiene una explicación: ambos cometas no se conocían en 1977 por lo que no se consideró que su presencia pudiera ofrecer explicar el fenómeno.

La señal Wow se emitió en la frecuencia del hidrógeno líquido (a 1420MHz), un elemento que se encuentra de manera abundante en los cometas y que podría explicar aquella anomalía. La frecuencia es habitual en astronomía por lo que se considera que podría ser una de las que utilizara una civilización extraterrestre en caso de querer contactar con otras especies.

La señal Wow. © Proporcionado por El Confidencial La señal Wow.

Ambos cometas volverán a pasar por la constelación de Sagitario en 2017 y 2018 y Paris ya ha marcado esas fechas en su calendario para probar su hipótesis. La colecta colectiva tiene un único fin: asistirle con los fondos necesarios para comprar o construir un radiotelescopio por su cuenta ya que los instrumentos existentes ya están reservados para esas fechas.

De probar su teoría, Paris podría reforzar todavía más la paradoja de Fermi, que asegura que si todavía no hemos encontrado una civilización extraterrestre es porque estamos solos en el universo. 

Cifras y letras

La señal Wow no es más que la representación en una hoja de las ondas captadas por el radiotelescopio de Ohio State, que la representó en seis dígitos: 6EQUJ5. Los números, y las letras a continuación, estaban dispuestos para mostrar la intensidad de una señal. Así, esta llegó a alcanzar una intensidad de 6 y alcanzó la letra Q dentro de ese número hasta que regresó al 5.

Será el 25 de enero de 2017 y el 7 de enero de 2018 cuando los cometas 266P/Christensen y 335P/Gibbs pasen cerca de la Tierra. Dos fechas que arrojarán algo de luz sobre uno de los grandes misterios de la búsqueda de vida extraterrestre.

(Wikipedia) © Externa (Wikipedia)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon