Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un Barça a pedazos

EL PAÍS EL PAÍS 19/04/2014 Jordi Quixano

Comparece ante el Athletic el Barça o lo que queda de él (21.00, C+), porque entre lesionados y sancionados tiene ocho bajas. Los varapalos sufridos en una semana han hecho que el equipo se dé de bruces con una realidad siempre negada, sobre todo porque su gen competitivo no parecía tener final, por más que el Bayern lo advirtiera el curso pasado con una expresiva goleada en semifinales europeas. Ahora, tercero en una Liga cuesta arriba y apeado de los torneos eliminatorios por sus dos rivales, el Madrid y el Atlético, es el técnico el que entona un discurso apagado, autocrítico y hasta depresivo. “No tengo ninguna satisfacción con mi trabajo, en absoluto”, reflexionó Martino; “cuando los resultados no se dan, nadie puede estar satisfecho. Es un equipo que gana y más allá de la Supercopa, el hecho de no tener chances en dos competencias y muy pocas en la Liga… hace que no pueda rescatar nada positivo de mi trabajo”.

Martino, durante la rueda de prensa. © Andreu Dalmau Martino, durante la rueda de prensa.

La misma sensación tiene el equipo, aunque sisea que con Valdés y Piqué enteros la historia habría sido otra. Síntoma, en cualquier caso, de que ya no es un equipo con fondo de armario, que la clase media solo funciona con los extremos, opción que Martino descartó en beneficio de Cesc y Neymar. Se impone una revolución, supeditada a la pronunciación final de la FIFA o del TAS, toda vez que por el momento el club está castigado (por incumplir las normas en las contrataciones de menores) a no fichar hasta el verano de 2015. Pero en el Camp Nou ya se han disparado las quinielas de los jugadores convenientes para reforzar al equipo, al menos del entrenador, incorporación aprobada por la FIFA. En el club la sensación es que no seguirá Martino —“no tengo nada que comunicar, sino dar la cara por los resultados negativos. Mi atención está en esta temporada y lo contrario sería traicionar al grupo”, afirmó— y se sabe que en la secretaría técnica, como propuso en el curso anterior, gustan Ernesto Valverde (Athletic) y Luis Enrique (Celta), del mismo modo que se descarta a Jürgen Klopp (Borussia Dortmund). También se asegura que la potestad para reconfigurar al equipo será del director deportivo, Andoni Zubizarreta, con la intención de que no se repitan los errores del pasado, cuando el expresidente Rosell decidió el técnico y se inmiscuyó en el fichaje fracasado de un central, con David Luiz como primera opción. “Habrá una remodelación profunda liderada por Zubi; no una revolución”, aseveró ayer Bartomeu en el programa Gol a Gol.

Pero el equipo apenas se aguanta de pie, entre las lesiones y la sanción de Busquets, completada la lista con Afellay y Sergi Gómez, del filial. A las prolongadas bajas de Cuenca y Dos Santos, se suma de nuevo Puyol, que ha recaído de su maltrecha rodilla. Tampoco estarán Piqué y Valdés, ni Alba (rotura fibrilar en el bíceps femoral de la pierna derecha) ni Neymar, que sufre un edema en el cuarto metatarsiano del pie izquierdo. “No creo que vuelva a jugar un partido con el Barça este año”, aclaró Tata, a la vez que el 11 ya cambió su imagen en Twitter con la elástica de Brasil, anfitrión del Mundial, que sí podrá disputar.

Aunque sí hay descontento con Messi, puesto que le han procurado las condiciones exigidas, desde el entrenador al modo de jugar, y no ha respondido en los momentos definitivos. Y la incógnita es que nadie sabe qué le pasa, ni en el vestuario ni en las oficinas. “Los futbolistas a veces tienen muy buen rendimiento y a veces, no. No hay que darle importancia si a veces juega mal. Pero tratándose de él, a la gente le cuesta entenderlo”, manifestó Martino, que siempre le elogió pero que cambió el discurso. Aunque Bartomeu fue claro: “El socio debe entender que hay que mimar a un Leo que debe liderar el futuro de este club. Y hay que ser justos con él porque nos ha llevado a los triunfos de los últimos años”.

“Nadie puede pensar que estas derrotas son un trámite. Son golpes que duelen y decepcionan. Todo resultado negativo tiene olor a sentencia final”, apuntó Martino, que no quiso señalar al grupo: “No hace falta hacer cambios muy profundos, creo que Bartra, Piqué, Alba, Pedro, Cesc, Andrés, Leo, Neymar… tienen una edad muy importante para seguir compitiendo sin problemas, con mucho futuro y carrera por delante”. Pero poco les queda este curso.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon