Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un cachito de 'Madre!' (sólo hay una)

Logotipo de El Mundo El Mundo 26/09/2017 LUIS MARTÍNEZ

Madre! tiene algo de todo: de aberración, de delirio, de sueño, de fiebre, de tedio, de exaltación, de hambre y de sueño. Y de milagro. Y de misterio. Madre! es una película que no cabe en sí. Madre! es vocacionalmente irrelevante (no es más que una cinta de terror con sangre. Mucha) y accidentalmente imprescindible. O al revés. Madre! es a la vez metáfora de la maternidad y reflejo hirientemente fiel (o casi) de un útero que se desangra. Y ya sentimos la imagen. Madre! es esa película que apetece odiar, pero de la que es imposible no enamorarse. Madre! es un ritual cruento, procaz, lanzado contra el cielo, contra su propia enormidad. Madre! (estreno este viernes), para no alargarnos, es un bonito tema de conversación. Sobre estas líneas va un clip inédito cedido por sus distribuidores.

Sobre el papel, Madre! no es más que historia de una pareja en una solitaria mansión en medio de ninguna parte. A la vez un paraíso y una cárcel. Ella (intensa Jennifer Lawrence) se ocupa de la intendencia. Él (siempre en su sitio, un Javier Bardem perfecto) escribe. O lo intenta. Juntos construyen, o crean, cada uno a su manera, el espacio que se han dado; quizá impuesto. Hasta que un buen día llega una visita (Ed Harris), luego otra (Michelle Pfeifer). Y otra. Y nadie se va. La casa vive, la casa sangra, la casa se consume y consume a todos.

Aronofsky juega a componer y destruir símbolos, todos los posibles. Y lo hace de forma lo suficientemente anárquica, provocadora y visceral para colocar al espectador en el punto exacto de la irritación. Incomoda con la misma fuerza que entusiasma. Ni un milímetro de la cinta se aparta de la gramática del género más popular y terrorífico. Es Grindhouse con el mismo empeño que metafísica 'gore'.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon