Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un coro nacional sin cantantes

Logotipo de El Mundo El Mundo 13/06/2014 ISABEL F. LANTIGUA

Dice el diccionario que réquiem es una misa que se celebra en recuerdo de un difunto. Y eso es lo que se ha interpretado este viernes en el Auditorio Nacional. 'La misa de réquiem de Verdi', la función que tocaba en el programa, se ha convertido en la metáfora perfecta de la situación de agonía que vive el coro. Tan sólo 12 componentes -de los 78 que integran el grupo y debían participar en la obra- han salido al escenario. El resto ha decidido secundar el primer día de huelga de los tres convocados por los sindicatos UGT y CCOO en protesta por el que mantienen desde hace tiempo con el INAEM (el Instituto Nacional de Artes Escénicas).

"Pese a que con ese número de coristas es ridículo interpretar el réquiem de Verdi, la dirección ha decidido no cancelar el concierto (el último de la temporada)", explica a EL MUNDO Javier Figueroa, miembro del sindicato y que ha presenciado el triste 'espectáculo'. "Es una falta de respeto hacia el público", afirma.

De hecho, sus palabras se ven reafirmadas por lo que ha sucedido en el patio de butacas. "Los espectadores han comenzado a abandonar el recinto y sólo se han quedado unos 200, de las aproximadamente 1.500 personas que había antes de empezar".

Y el concierto más numeroso se ha trasladado a la calle. Los 66 coristas que sí se han sumado a la huelga permanecían fuera, a las puertas del Auditorio. Primero en silencio, como señal de protesta, pero luego se han puesto a cantar, eclipsando a las voces del interior.

Figueroa explica que los paros -convocados hace dos semanas- no son por una cuestión económica, sino por la dignidad del Coro Nacional. "Al principio el conjunto contaba con 120 integrantes, en la actualidad quedan 78, pero en septiembre pasarán a ser sólo 67, una cifra inadmisible", cuenta. "El problema", explica, "es que no se cubren las plazas de la tasa de reposición. Los cantantes se van jubilando y no son sustituidos. Así el coro cada vez está más mermado y la edad media supera los 50 años".

El conflicto

Los sindicatos critican que parece que nadie quiere responsabilizarse del problema. El INAEM se quita la pelota de su tejado y culpa a Hacienda de impedir la reposición de plazas -que va a dejar al coro con un 45% menos personal en una década-.

El conflicto es antiguo. Tanto, que ya en el año 2009 se llegó a un acuerdo con la Administración, pero parece ser que nadie lo ha cumplido y la situación ya es muy grave. De ahí la convocatoria de huelga. Y tras los sucesos de hoy, los sindicatos no descartan "denunciar los hechos a la inspección de trabajo".

© Proporcionado por elmundo.es

Según un comunicado enviado por los convocantes de la huelga "el Coro Nacional de España lleva más de 40 años siendo un referente del panorama musical español y un instrumento clave para la difusión de la cultura", pero "en la actualidad se encuentra en peligro de extinción".

Por ello, exigen a la Administración "las condiciones adecuadas para poder seguir ejerciendo este servicio a la sociedad con la calidad que lo ha venido haciendo desde su fundación".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon