Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un día al mes, huevos con patatas, ensalada los martes y sin rebozados: el menú escolar de Leonor

Logotipo de El Mundo El Mundo 30/09/2017 ANABEL SEQUEROS, MARINA PINA

La

princesa Leonor

va a comer ensalada mixta y paella por su cumpleaños. De postre, tomará fruta. Y es posible que ese mismo día, 31 de octubre, cene sopa y tortilla. Un menú poco festivo pero muy sano y que corresponde a la comida que el colegio Santa María de los Rosales servirá a los alumnos. Así lo ha confirmado La Otra Crónica, que ha tenido acceso en exclusiva al menú del comedor de la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

© Proporcionado por elmundo.es

La forma de cocinar del centro ha cambiado en los últimos años. Eso es, según padres del colegio, por la mano de

Doña Letizia

. A la Reina le apasiona el estudio de la alimentación saludable y ha querido trasladar su conocimiento a las cocinas del colegio de sus hijas. Si bien antes se limitaba a sugerirlo en las reuniones semanales que mantiene con las tutoras de sus hijas, su buena sintonía con

el director

del colegio la ha llevado a intervenir más en el menú. Eso ha provocado el enfado de algunos padres. Además de haber eliminado platos típicos de otros colegios privados como los fritos o el San Jacobo, se ha aumentado el precio del comedor con la entrada de nuevos productos. Eso sí, todos reconocen que la comida diaria del centro ahora es más sana.

El centro prevé dos tipos de menús según la edad de los comensales. Hay una comida de tres a nueve años y otra de 10 en adelante. Las hijas de

Felipe VI

están en el segundo grupo. Hay cuatro menús semanales que rotan a lo largo del mes, por lo que cualquier padre sabe lo que comerán sus hijos el resto del año. Además, el colegio adjunta propuestas de cenas para completar la alimentación de los pequeños.

La Reina ha transmitido a sus hijas la necesidad de llevar una dieta saludable, acorde con la que proponen en el centro. Así, como contó Doña Sofía a Pilar Urbano en su libro de memorias,

Leonor

insistía a su hermana Sofía que tenía que comer verduras "porque tienen antioxidantes". La Princesa ha visto sus sueños cumplidos, ya que en Los Rosales se consume una ración de verduras diaria.

En la circular donde se explican los menús, el servicio médico de Los Rosales también precisa que las legumbres y verduras provienen de La Huerta de Carabaña, una tienda de cultivo ecológico situada a las afueras de Madrid cuyo aceite es tan bueno que está en las cocinas de la Casa Blanca y el Vaticano. Algunos padres piensan que el incremento del precio del menú se debe a esta utilización de productos ecológicos que consideran de lujo. Este suplemento se ha puesto en contacto con el proveedor de productos frescos, aunque no han querido contestar.

Basta un rápido vistazo al menú para concluir cómo es la dieta de la futura

Reina de España.

Todos los martes hay ensalada de primero y un solo día al mes hay una comida frita: huevos con patatas. No hay nada rebozado en el menú y se come dos veces al mes pasta. Todas las semanas hay pollo, tres de ellas a la plancha, la cuarta, no se especifica. El menú D es el más español e incluye un día cocido, otro paella y otro tortilla. Una vez a la semana se come pescado y proponen a los padres que los niños cenen ese alimento dos veces más. Tres comidas al mes contienen carne roja: hamburguesa, albóndigas y ragout. La forma de cocinar la comida a la plancha o al vapor muestra la influencia de la Reina.

Contra los bollos

Doña Letizia es una experta en alimentación saludable. Su conocimiento sobre este tema provocó que en junio de 2015 la FAO la nombrara embajadora especial para la nutrición.

Con ese papel

la Reina ha asistido a varias conferencias, donde aseguran que llega con los puntos del día estudiados y con múltiples preguntas para mejorar su conocimiento.

La experiencia adquirida en este tema y la fuerza de voluntad de Doña Letizia ha hecho que la esposa de Felipe VI perfeccione su alimentación adaptando varios estilos de alimentación. Es seguidora de la dieta del doctor Perricone, aunque no la realiza de manera estricta pero sí presumió en una ocasión de desayunar tres huevos a diario. También es flexivegetariana: come huevos, lácteos, pescado y, en alguna ocasión excepcional, consume carne. Así lo hizo en su última salida con Don Felipe, el pasado 25 de agosto, a la Tasca de Ventura. Allí comió espárragos trigueros y carpaccio de solomillo. Además, la propia Letizia afirmó en

una ocasión que es "abstemia total".

Eso la ha llevado a no llevarse la copa a la boca en los brindis de actos oficiales, algo muy comentado. Por último en diciembre de 2015 presidió un seminario sobre Nutrigenómica, en donde se explicaba la relación e incidencia de los alimentos que se ingiere y los genes. La Reina se mostró muy interesada en los estudios de nutrigenómica y mostró su entusiasmo por conocer cómo afecta lo que ingerimos a los genes.

Su cruzada por la alimentación sana la comparte con el centro, que ha adaptado los menús a una dieta parecida a la de la Reina. Además, con el menú, los padres reciben también algunas recomendaciones prácticas, una especie de decálogo de la buena nutrición. Entre otras cosas, aconsejan la recuperación del bocadillo para la merienda evitando la bollería industrial. La cruzada de Los Rosales contra ese tipo de comida es también una lucha particular de la Reina. Según cuenta una testigo, en una de las reuniones que preside en la Asociación Española de la Lucha contra el Cáncer, Doña Letizia se quejó de que hubiera croissants y otros dulces a base de mantequilla en la mesa: "Se preguntó sobre cómo esa comida puede incidir en la aparición de algunos tumores y animó a que, en otro encuentros, hubiera fruta en la mesa", afirma. En este aspecto, Doña Letizia también puede estar tranquila

en el centro escolar,

ya que las niñas comen frutas todos los días de postre salvo los jueves, que toman yogurt natural.

Aunque el centro desaconseja tomar dulces, anima a los padres a que de manera excepcional den a sus hijos chocolate de la marca Valor. También a que los niños desayunen fruta, cereales y lácteos, a que recuperen el bocadillo para las meriendas tres días a la semana y a administrar "de manera ocasional" postres dulces y bebidas azucaradas. Unos consejos saludables acordes a la dieta mediterránea y a la lucha contra la obesidad infantil.

Gracias a la ayuda de la Reina, el centro ha introducido pequeños cambios para garantizar un menú sano y completo a los niños, aunque algunos padres lo consideren "de dieta". El próximo lunes, 2 de octubre, la Heredera comerá garbanzos guisados y ragut. La Otra Crónica ha comparado este menú con el de otros centros privados de las mismas características y precio de Los Rosales. En uno de ellos, ese mismo día los niños tienen ensalada, paella y melocotones. En otro, pasta y filete de ternera.

La nutricionista Mónica Barreal ha analizado el menú y confirma que "está muy bien estructurado y desarrollado". Sin embargo, ofrece una serie de consejos para que el menú pase de bueno a extraordinaro. Aconseja eliminar el yogurt del postre de los jueves y sustituirlo por fruta y la merienda de los miércoles -cuando proponen chocolate Valor con galletas-, cambiarlo por bocadillos de chocolate: "Es muy rico en azúcares y parece un premio". Además, sugiere que el pan de los bocadillos sea de masa madre con más miga que corteza y si es posible integral y variando los cereales.

Aunque la mano de la Reina es evidente en los menús del colegio, no es el primer miembro de la realeza que pide comida de calidad para sus hijos. Hace unas semanas trascendió

el menú escolar de Jorge de Cambridge

. Ragú de cordero, salmón salvaje en salsa verde, abadejo fresco, huevo escalfado y quinoa está entre los platos de la dieta del hijo del príncipe Guillermo.

Alimentar a una futura Reina no es tarea fácil. Sus progenitores se aseguran de criar a un ser humano con salud fuerte. Fue Fernando VIIel primero preocupado por criar a herederas fuertes. Así, Isabel II de Borbón fue la primera en tener una nodriza cántabra que la amamantó para darle los primeros nutrientes de buena calidad. A falta de amas de cría pasiegas, Doña Letizia ha estudiado los alimentos y los mejores nutrientes para sus hijas.

La Otra Crónica

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon