Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un decreto regulará el tratamiento a don Juan Carlos tras la renuncia

EL PAÍS EL PAÍS 03/06/2014 Francesco Manetto

El Gobierno ha dado un paso más. Una vez se haga efectiva la abdicación del Rey y se formalice la proclamación del príncipe Felipe, previsiblemente el próximo 18 de junio, el Ejecutivo procederá a regular de forma urgente, a través de un real decreto, el tratamiento a don Juan Carlos y su posición dentro de la familia real. No obstante, el Ejecutivo aún no ha tomado una decisión sobre los cauces para la regulación del aforamiento cuando el Rey pierda su condición de inviolabilidad.

"Las circunstancias que afectan directamente al estatus del Rey una vez que cese de la jefatura del Estado serán reguladas en su momento por un real decreto", ha avanzado el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón al ser preguntado en los pasillos del Senado por la situación legal en la que quedará don Juan Carlos cuando deje de ser Rey. Tras la aprobación por el Consejo de Ministros, en su reunión extraordinaria de esta mañana, de un proyecto de ley orgánica para regular la abdicación, Gallardón considera que "ningún otro aspecto legal está vinculado ni motivado por esta decisión y por lo tanto ningún otro aspecto será regulado", al menos de momento. El real decreto al que se ha referido el titular de Justicia entrará en vigor después de la proclamación de Felipe VI, y el Gobierno tendrá en cuenta, previsiblemente, modelos legales motivados por recientes abdicaciones en otras monarquías europeas. 

El Ejecutivo ha dado en cualquier caso un paso más en la previsión de la regulación de los derechos con los que contará don Juan Carlos cuando deje de ser Monarca y su relación y posición en la familia real. La abdicación deja al Rey en una situación jurídica que tampoco está fijada y que el Gobierno aún no ha decidido como regular en relación con el apartado del aforamiento.

¿Cuáles son los cauces por los que podría mantenerse el aforamiento? El Gobierno, por ejemplo, podría promover una ley al respecto. También cabe la posibilidad de que lo haga el Congreso de los Diputados a través de una proposición de ley del Grupo Parlamentario Popular, o podría introducirse el aspecto del aforamiento en una ley que se esté tramitando, como la Ley Orgánica del Poder Judicial, aunque esta norma aún no ha llegado a la Cámara baja y podría entrar en vigor en 2015. Esa es la ley en la que se incluyó el aforamiento de los príncipes de Asturias y de la Reina Sofía.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon