Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un docente denunció lucro con cadáveres en Anatomía II en 2008

El Mundo El Mundo 22/05/2014 elmundo.es
Cadáveres donados a © Unidad Editorial, S.A. Cadáveres donados a

Un docente denunció en 2008 presuntas prácticas irregulares en el departamento de Anatomía Humana y Embriología II de la Universidad Complutense. En una denuncia fechada el 27 de octubre, ingresada por registro tres días después y dirigida al entonces rector, Carlos Berzosa, el profesor aseguró que se estaban organizando «cursos ilegales» que estaban generando «lucro personal» de docentes, a los que tachaba de «reyezuelos» por, en su versión, utilizar los bienes de la Facultad para sacar beneficio propio.

Antes de esta denuncia, que obra en poder de este diario, se habrían producido al menos otras dos provenientes del mismo profesor, cuyo contenido en líneas generales era el mismo: que el departamento seguía una suerte de doble vida y que docentes, según él, cobraban directamente de las empresas que promovían dichas clases.

A tenor de ese esquema, por un lado, de lunes a viernes por la mañana, tenía lugar la actividad estrictamente académica -en la que por cierto los profesores a quienes denunciaba rayaban, según el propio denunciante, a un nivel científicamente muy alto-.

Pero por otro, siempre según esta versión, se habría abierto una suerte de línea de negocio privada, con la organización de cursos para empresas de implantes, prótesis y otros productos médicos, que ocupaban los fines de semana el departamento.

Presunto "lucro personal"

Clases privadas, para las que se habrían utilizado cuerpos donados a la ciencia de forma altruista por ciudadanos, algunas de las cuales no eran declaradas a la propia universidad según la denuncia, por lo que tenían el carácter de «clandestinos». El dinero ingresado por esos cursos habría acabado, según el texto, en «lucro personal» de los docentes.

Dirigía entonces el departamento José Francisco Rodríguez Vázquez, a quien se menciona en el texto, y de él formaba parte el ya destituido Ramón Mérida, quien le sucedió.

La denuncia fue presentada por el docente, muy cercano al área, con nombre falso, al temer por su carrera académica en la propia Facultad. Se pretendía, según su textualidad, que el rectorado tomara «las medidas oportunas para que no se realicen cursos ilegales», y se denunciaba también el uso de material académico para ellos.

"¿Cuánto estaría dispuesto a pagar?"

La queja fue efectivamente tramitada porque este diario ha tenido acceso también a una misiva del vicerrectorado de Departamentos inquiriendo a Rodríguez Vázquez a responder a las acusaciones. Pero, al no desvelar su identidad, el denunciante no tuvo acceso a la respuesta de la institución, de haberse producido.

El propio departamento admitió la pasada semana, poco antes de destapar EL MUNDO el hacinamiento de unos 250 cuerpos en condiciones insalubres, que se organizaban cursos los fines de semana. El viernes pasado, un doctor manchego telefoneó al departamento. Pretendía organizar una clases utilizando varios cadáveres e inquirió por un precio.

La respuesta de la secretaria fue, literalmente: «Yo le haría la pregunta al revés: ¿cuánto estaría dispuesto a pagar?». Sorprendido, el doctor inquirió si no había tarifas públicas regladas para alquilar las salas, a lo que se le respondió negativamente, para darle después un precio orientativo de entre 500 y 750 euros por alquiler de cadáver.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon