Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un estadio para el político más escandaloso de Canadá

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 03/10/2017 Jaime Porras Ferreyra
Rob Ford, exalcalde de Toronto, en mayo de 2013. © MARK BLINCH Rob Ford, exalcalde de Toronto, en mayo de 2013.

Robert Bruce Ford murió el 22 de marzo de 2016 debido a un cáncer abdominal. De 2010 a 2014, fue alcalde de Toronto, la ciudad más importante de Canadá, aunque su fama planetaria tuvo que ver con sus escándalos. La lista es abultada: uso de estupefacientes, borracheras, violencia de género, comentarios racistas, chistes homófobos, acoso sexual, entre otras perlas más. Es posible que un espacio deportivo cambie próximamente de nombre para rendirle homenaje.

más entradas de este blog

  • Hugh Hefner, acechando a Marilyn hasta en la tumba
  • Convertirse en director de cine de la mano de Martin Scorsese

El pasado 28 de septiembre, el diario The Toronto Star citó una carta enviada a los concejales de la ciudad por parte del alcalde John Tory. En la misiva, Tory apoya una propuesta que circula desde la muerte del político: que el estadio Centennial Park pase a llamarse Rob Ford. El recinto se utiliza principalmente para la práctica del fútbol americano, tiene capacidad para 2.200 personas y está ubicado en Etobicoke, aglomeración urbana donde nació Ford.

El alcalde Tory explica en la carta que es un reconocimiento para alguien conocido por su “enfoque único en el servicio público” a lo largo de muchos años, primero como concejal por su natal Etobicoke y luego como máxima autoridad en Toronto. Asimismo, Tory subraya la pasión de Ford por el fútbol americano, donde fundó programas para jóvenes y colaboró durante un tiempo como entrenador.

Miles de ciudadanos (los miembros de la denominada “Nación Ford”) y varias figuras políticas esperan que esta idea se realice. Cabe mencionar que Rob Ford se impuso en las urnas en octubre de 2010 con el 47% de los votos, empuñando la bandera del hablar sin rodeos, de la cercanía con los ciudadanos y del ahorro en el presupuesto público.

Sin embargo, otras voces han mostrado rechazo a este homenaje, al recordar los recortes de Ford a diversos programas de ayuda social y, sobre todas las cosas, sus frecuentes escándalos. El más sonado fue cuando apareció en un vídeo fumando crack —al parecer, obtuvo la droga a través de pandilleros—, aunque trató varias veces de minimizar la gravedad de las imágenes. Antes ya había sido criticado por problemas con el alcohol, intervenciones de la policía por violencia —tanto en su domicilio como en sitios públicos— y palabras cargadas de lascivia e intolerancia.

Comentarios en redes sociales y en la prensa escrita reflejan la división de opiniones. Algunas personas señalan que es más fácil recordar los malos comportamientos de Ford, pero que en realidad hay que subrayar el apoyo que brindó a mucha gente. Otras más consideran que el finado político merece únicamente el olvido. Un internauta propone una medida intermedia: “¿Quieren conmemorar a Rob Ford? ¿Qué tal un centro de tratamiento contra las adicciones?”. Año y medio después de su fallecimiento, el exalcalde de Toronto provoca aún vítores y rechiflas.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon