Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un extraño patrón en los números primos asombra a los matemáticos

El Confidencial El Confidencial 15/03/2016 Teknautas

Un número puede ser primo o no, pero no existe una forma de predecir cuáles lo serán; por ese motivo los matemáticos parten del principio de que su distribución es al azar. Hasta ahora, porque dos investigadores han encontrado un extraño patrón que contradice esta aleatoriedad, según explican en un artículo publicado en la web arXiv.

"Cada persona a la que se lo hemos  contado termina haciendo su propio programa para comprobarlo", asegura el matemático de la Universidad de Stanford (California, EEUU) Kannan Soundararajan en el artículo.

El descubrimiento muestra que los números primos, sólo divisibles por sí mismos y por uno, tienden a no repetir sus últimas cifras. Por ejemplo, si un número primo termina en cuatro, es menos probable que el siguiente primo también lo haga.

Los números primos son utilizados en criptografía, pero la única aplicación del patrón descubierto por Soundararajan está en la capacidad de fascinar a los matemáticos. "Es muy raro", explica el investigador, "como ver una pintura con la que estás muy familiarizado y de repente ver una figura que no habías visto antes".

© Proporcionado por El Confidencial

Cazadores de primos

Buenas noticias para los cazadores de números primos, que luchan por encontrar nuevos ejemplares cada vez más grandes. Según el artículo publicado en arXiv, en los primeros mil millones de números primos un 1 final es seguido por otro 1 en el 18% de los casos, mientras que lo es por un 3 o un 7 en el 30% de las ocasiones. Este patrón se mantiene aunque disminuye con lentitud conforme las cifras aumentan.

La conclusión del hallazgo es que algunas configuraciones de números primos no pueden ocurrir, mientras que otras son más probables. Dos números consecutivos, por ejemplo, no pueden ser primos. Aun así, descubrir estos misteriosos dígitos es todavía un reto. "Lo que sabemos es vergonzosamente poco", admite el otro autor del estudio, Robert Lemke.

© Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon