Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un juego peligroso en Cataluña

Logotipo de El Mundo El Mundo 01/10/2017 RAÚL CONDE
© Proporcionado por elmundo.es

La periodista Josefina Carabias relató en Los que le llamabamos Don Manuel el enojo de un diputado independentista cuando Azaña gritó "¡Viva España!" tras un discurso en Barcelona. Un redactor del Heraldo de Madrid terció: "Tranquilícele usted diciéndole que los vivas a Cataluña el señor Azaña los da en Castilla, que es donde tiene mérito". Ayer vimos, como dijo Mitterrand, que el nacionalismo es la guerra. Por eso se echa en falta la sensación de que alguien está al mando. Alguien capaz de tejer un discurso sólido y afectivo a un lado y otro del Ebro. El Estado ganó la batalla de la consulta ilegal, pero perdió la del relato. Rajoy sigue sin entender que el liderazgo consiste no sólo en recitar la ley, sino en evitar que la política derive en un juego peligroso.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon