Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un niño de 12 años gasta más de 100.000 euros en YouTube

ABC ABC 04/10/2016 ABC.es
Google cobra 100.000 euros a un niño de 12 años por contratar sin querer el servicio de AdWords © GOOGLE Google cobra 100.000 euros a un niño de 12 años por contratar sin querer el servicio de AdWords

Una factura de más de 100.000 euros por ser «youtuber». Es lo que le ha ocurrido a un niño de 12 años de Torrevieja (Alicante), que ha visto cómo Google ha cargado en su cuenta la citada cantidad por el concepto de publicidad de su página web. Según la familia del menor —que ya cuenta con un abogado que estudia el tema—, se debe a un error, pues el menor pretendía cobrar por los contenidos que iba a difundir junto a un amigo de 15 años a través de su canal de Youtube, pero se equivocaron y se dieron de alta en AdWords, el servicio que ofrece Google para promocionar y posicional los contenidos web, tal como informa el medio local «Información».

Los menores querían ser unos «youtubers» conocidos, y dar a conocer su canal sobre contenido musical. Sin embargo, no se dieron cuenta de su error, y pasaron de ganar miles de euros —tal como pretendían— a tener que pagarlos. Al contratar el servicio de Google AdWords, lo que hicieron fue contratar la inserción de publicidad en su página, por lo que los menores comenzaron a recibir cargos por que Google publicitara su página, con el objetivo de captar visitas. Para contratar este servicio, explica el citado medio, solo es necesario aportar una cuenta de correo electrónico, una bancaria, y un sitio web. Al no tener que introducir su DNI, el menor pudo comenzar a operar, puesto que no tuvo que verificar su edad, según la versión de la familia.

Sin embargo, a principios de agosto, el banco avisó a la madre del niño de que estaban llegando cargos a su cuenta procedentes de Google Ireland, sede de la multinacional en Europa. La cuenta comenzó a recibir cargos desde los 50 hasta los 18.000 euros en una semana, aunque el peor fue el que llegó el pasado 28 de septiembre, de 78.000 euros. Así, en menos de un mes, la familia llegó a recibir una factura de 100.000 euros.

Una vez los padres del menor conocieron la historia, los contenidos desaparecieron y la cuenta se desactivó. Aun así, los familiares de este niño siguen sin explicarse cómo es posible que su hijo fuera capaz de activar este servicio sin que saltaran las alertas que deberían haber aparecido. Para solucionarlo, la familia ya cuenta con un letrado que va a ayudarles a salir de este enfrentamiento con la gran multinacional.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de ABC

image beaconimage beaconimage beacon