Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un trasvase encubierto da la puntilla al Tajo

Logotipo de El Mundo El Mundo 02/10/2017 elmundo.es
Foto de archivo del Río Tajo en 2006 / EFE © EFE Foto de archivo del Río Tajo en 2006 / EFE

Medio Ambiente autoriza una cesión de agua a Murcia pese a que el acueducto Tajo-Segura está paralizado desde junio por la sequía que sufren los pantanos de la cabecera del Tajo. El trasvase se realizó el viernes y el sábado.

El Tajo se desangra, pero el Gobierno ha vuelto a abrir el 'grifo' del trasvase. El acueducto Tajo-Segura, paralizado desde junio por la sequía de los embalses de la cabecera, ha derivado más de dos hectómetros cúbicos desde el viernes hasta el sábado por la noche, cuando la tubería dejó de funcionar. La medida se debe a una cesión de agua entre los regantes de la Comunidad de Madrid y los de Levante, y ya se ha cobrado la primera víctima política. El presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), Miguel Antolín, fue destituido el pasado jueves, coincidiendo con una derivación de agua a Murcia a modo de trasvase encubierto.

La Plataforma en Defensa del Tajo y el Alberche dio la voz de alarma el viernes por la noche tras comprobar que se estaba trasvasando agua en una cantidad de 10 metros cúbicos por segundo. El sábado por la mañana el bombeo alcanzó los 28 metros cúbicos por segundo, el máximo de capacidad que permite el canal del Tajo-Segura.

El trasvase se ha materializado a pesar de la merma de reservas en los embalses de la cabecera del Tajo. Los pantanos de Entrepeñas (Guadalajara) y Buendía (Cuenca) apenas suman 235,5 hectómetros cúbicos -por debajo del 10% del total de la capacidad-, lo que contrasta con los 438,18 hectómetros (17,7%) de hace un año. De hecho, el acueducto Tajo-Segura ha llevado estos últimos dos días más caudal que el propio río antes de llegar a Aranjuez. El sábado registraba 203 hectómetros menos que hace un año y está casi ocho puntos por debajo del volumen de septiembre de 2016.

Maraña legislativa

Según el Memorándum del Tajo pactado en 2013 entre el Ministerio de Medio Ambiente y las comunidades autónomas implicadas, la cota mínima no trasvasable en 2017 está fijada en 368 hectómetros. Es decir, esa es la línea roja que impide trasvasar. A partir de 2018 será de 400 hectómetros. "No sabemos con exactitud cuánta agua se han llevado, y mucho menos el precio que se ha pagado por ella. La maraña legislativa que rodea al trasvase, donde confluyen muchas normas, permite al Estado prácticamente hacer lo que quiere con el río", señala a EL MUNDO Miguel Ángel Sánchez, portavoz de la Plataforma del Tajo.

La medida ha causado una profunda indignación en Castilla-La Mancha. La consejera de Fomento de esta región, Agustina García Élez, avanzó que recurrirá el último trasvase -tal como lleva haciendo desde que arrancó la legislatura- y consideró que es "un ataque directo y realizado con alevosía, con premeditación y con nocturnidad por parte del Gobierno nacional y de la Confederación del Tajo".

Pero no sólo la propia cesión de agua ha causado indignación en Castilla-La Mancha. También la opacidad levanta ampollas. Ni el Ministerio de Medio Ambiente ni la Confederación del Tajo informaron de una decisión que, según la Plataforma en Defensa del Tajo y el Alberche, "pone en riesgo aún más el ecosistema, ya muy dañado de los embalses de cabecera y del propio río, que acusa una suciedad y una falta de limpieza en la zona de Toledo y Talavera".

Repentina destitución del presidente de la CHT

"Este trasvase es demencial e ilegal. El ministerio lleva a cabo un trasvase sorpresa al máximo de su capacidad en situación de Estado de Emergencia por la sequía", según Francisco Pérez Torrecilla, alcalde de la localidad alcarreña de Sacedón y presidente de la Asociación de Municipios Ribereños, que agrupa a más de una veintena de municipios del entorno de la cabecera del Tajo. "Se ha hecho sin previa autorización, sin aviso y sin vergüenza, es evidente que nos consideran españoles de segunda", añade.

Las ventas de los regantes de Estremera (Madrid), que salen del agua procedente de la cabecera del Tajo, se produjeron justo después de que el Ministerio de Medio Ambiente comunicara el pasado viernes a Miguel Antolín su cese como presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo. El sustituto al frente de la CHT es Juan Carlos de Cea, hasta ahora director técnico de esta confederación. De perfil protrasvasista, se trata de un estrecho colaborador de la directora general del Agua, Liana Ardiles.

El Ejecutivo enmarca esta decisión en un relevo ordinario en el equipo ministerial. Sin embargo, el Gobierno de Castilla-La Mancha considera que esta destitución se debe al rechazo de Antolín a aprobar el último trasvase, perpetrado a través de una argucia legal que ha permitido a Medio Ambiente eludir la raya no trasvasable que fijan las reglas del Tajo.

Venta entre particulares

El Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente asegura que "se ha cumplido la ley", niega que durante los últimos días se haya registrado un trasvase y se limita a calificar la derivación como "una cesión acordada entre particulares contra la cual no había ningún argumento técnico, como establecen los informes solicitados". Además, según publicó el digital Encastillalamancha.es, el departamento que dirige Isabel García Tejerina recuerda que la autorización cuenta con el beneplácito de la Abogacía del Estado.

La especulación hídrica no está vetada por la ley. La venta de agua del trasvase entre particulares se ampara en un decreto ley de 2005, que regula las transacciones de derechos para el aprovechamiento del agua. Sin embargo, este decreto tenía una vigencia limitada hasta que fue derogado en 2009. Así pues, la distinción entre trasvase y cesión de derechos se basa en una legislación que no está en vigor.

"Nosotros consideramos que lo que se ha hecho ahora es ilegal porque no se garantizan los derechos de la cuenca cedente, que es lo que marca la ley", sostienen desde la entidad social que actúa de ariete de la lucha por el Tajo. Es una posición compartida por el Gobierno de Castilla-La Mancha, que sigue esperando que la Justicia resuelva todos los trasvases recurridos desde mayo de 2015. El presidente castellano-manchego, Emiliano García-Page, ya ha adelantado que la situación agónica del Tajo será uno de los asuntos que pondrá encima de la mesa en su próxima reunión con Mariano Rajoy.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon