Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una ciudad de EE UU ofrece a Amazon cambiar de nombre

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 05/10/2017 Rosa Jiménez Cano
Construcción de la nueva sede de Amazon, en Seattle. © David Ryder Construcción de la nueva sede de Amazon, en Seattle.

La frontera entre el mundo corporativo y la gobernanza política es cada vez más difusa. Facebook ha comenzado a construir apartamentos para sus empleados, cerca de la sede. La presión inmobiliaria generada por su riqueza es tal que se ve como una medida social para poder seguir atrayendo talento sin dejarse todo el sueldo en la vivienda. En Silicon Valley los empleados desayunan, almuerzan y cenan en la empresa, gratis, sí, pero también significa que pasan largas horas en la oficina.

La fuerza de estas corporaciones es tal que Oracle, durante esta semana que celebra su conferencia anual, corta algunas de las calles para desplegar sus casetas. Las autoridades aceptan su dinero a cambio de tomar el espacio público.

En Seattle, dos Estados más al norte, florecen Microsoft y Amazon. Esta última ha hecho del casco urbano su campus. Conscientes de su necesidad de crecer con rapidez han abierto una convocatoria para dar con la ciudad más adecuada para una segunda sede, con la misma relevancia y poder ejecutivo pero en otra ciudad. Se contemplan muchos nombres, desde Austin, en Texas, de carácter desenfadado, hasta zonas más deprimidas del rusty belt, el antiguo corredor industrial.

Georgia ha sido la última en sumarse a la carrera por conquistar la atención y cartera de Jeff Bezos. Stonecrest, una localidad de Georgia, ha votado. Cuatro a favor y dos en contra. Van a proponer a Amazon cambiar el nombre de la población por el de la empresa como medida seductora y corporativa. Amazon prevé desplegar un complejo de 1.400 metros cuadrados. Jason Lary, alcalde de, por ahora, Stonecrest, defendió la idea ante la prensa: “Hay muchas grandes ciudades que quieren atraer a Amazon, pero ninguna da una oportunidad de branding como la nuestra para esta empresa visionaria”.

En Japón existe Toyota City, un complejo industrial y residencial del fabricante de coches. Pero se fundó desde cero. Nueva York y Dallas también están en la carrera. El plazo para la entrega de solicitudes y propuestas vence el próximo 19 de octubre.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon