Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una Europa que no es solidaria se está traicionando

Logotipo de El Mundo El Mundo 26/09/2017 elmundo.es

La Unión Europea, en coherencia con el fundamento humanista sobre el que se erige su proyecto, se fijó hace dos años un plazo para dar acogida a los refugiados que huían de la guerra y el terror yihadista. Se trataba de reubicar a quienes esperan en Grecia e Italia y de reasentar a los establecidos en Líbano y Turquía. Ese plazo expira hoy, y Europa únicamente ha cubierto el 25% de las cuotas acordadas, mientras que en España la cifra se ha quedado en un intolerable 11%. Según ha denunciado la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), nos comprometimos a acoger a 17.337 solicitantes, de los cuales dos años después sólo han llegado 1.983.

El incumplimiento denunciado por CEAR retrata los peores vicios que lastran el avance europeo: descoordinación, parálisis burocrática, restricciones nacionalistas, impunidad con los infractores, falta de voluntad política, en suma. A una inicial declaración de intenciones, tan edificante como retórica, siguieron cambios de normas para relajar o evadir su aplicación en según qué estado miembro. En este tiempo y en tan grave circunstancia sólo emergió un líder digno de ese nombre: Angela Merkel. A quien precisamente han castigado en las urnas las bases ultraderechistas que se emboscaban bajo siglas democristianas y que han encontrado en Alternativa por Alemania la genuina oferta racista que les satisface. Es cierto que también Merkel terminó claudicando ante el descontento creciente y pactando contención a cambio de fondos con el autoritario Erdogan, pero para entonces un millón de refugiados se había beneficiado de la hospitalidad alemana.

© Proporcionado por elmundo.es

Europa debe estar a la altura de la idea que la fundó. Entre la política buenista de puertas abiertas y la cicatería moral denunciada por CEAR hay un ancho espacio. El espacio del humanismo.

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon