Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una Mercè sin tumultos

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 25/09/2017
Procesión laica. Carme Forcadell, Carles Puigdemont y Ada Colau encabezan un Seguici d’Autoritats con políticos de todo signo © Image LaVanguardia.com Procesión laica. Carme Forcadell, Carles Puigdemont y Ada Colau encabezan un Seguici d’Autoritats con políticos de todo signo

El día de la fiesta mayor de Barcelona, el Seguici d’Autoritats, que recorre las angostas calles del Gòtic entre las plazas de la Mercè y Sant Jaume, y el Matí de Festa Major y la diada castellera de las colles locales, que las personalidades políticas siguen apretujadas las unas contra las otras desde el balcón del Ayuntamiento, siempre han sido un termómetro del clima social y político de la ciudad.

En este ritual que comienza a la salida de la misa de la patrona se han vivido en años anteriores momentos de máxima tensión con lanzamiento de objetos, intentos de agresiones y, en el mejor de los casos, insultos y sonoros abucheos al alcalde de turno, a los miembros de la leal oposición o al presidente de la Generalitat del momento. Ayer, en cambio, en la Mercè que algunos han tildado de la más “politizada” de la historia, Barcelona, como si quisiera disfrutar de una tregua entre las convulsiones de la semana pasada y las que están por venir en los próximos días, vivió una jornada cien por cien festiva, con mucha reivindicación, eso sí, pero con una ausencia total de incidentes que hubieran podido elevar unos cuantos grados más un ambiente caldeado como nunca.

Parc de la Ciutadella - Espectáculos con luz en La Mercè © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Parc de la Ciutadella - Espectáculos con luz en La Mercè Parc de la Ciutadella - Espectáculos con luz en La Mercè(Llibert Teixidó)

Ningún tumulto y ni siquiera ningún incidente destacable en un escenario muy propicio a las fuerzas independentistas, bastante cómodo para la alcaldesa Ada Colau, que hasta ahora ha surfeado con habilidad y sin mojarse más de la cuenta en aguas muy removidas, y ciertamente molesto para formaciones como el PP, Ciutadans o el PSC.

Las apariencias pueden ser muy engañosas, pero la Mercè, a la que sus devotos atribuyen la capacidad de obrar milagros, propicia escenas de cordialidad y buenas maneras que pueden sorprender a más de uno: el president Puigdemont y el conseller Joaquim Forn compartiendo banco y conversación en la misa de la basílica de la patrona con el inspector general del Ejército de Tierra, Fernando Aznar Ladrón de Guevara; el delegado del Gobierno español, Enric Millo, exhibiendo una sonrisa algo forzada en la foto de familia (mal avenida) con las autoridades catalanas; los concejales del PP procesionando sin problema alguno, aunque con cara de circunstancias, junto a otros ediles que están en las antípodas de su concepción del Estado... Comportamientos nada infrecuentes en esta ciudad tan peculiar que pasa de los juegos florales a la revuelta, y viceversa, en un abrir y cerrar de ojos.

Más difícil todavía. Hoy, última oportunidad para admirar a los artistas circenses en el castillo de Montjuïc © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. Más difícil todavía. Hoy, última oportunidad para admirar a los artistas circenses en el castillo de Montjuïc Más difícil todavía. Hoy, última oportunidad para admirar a los artistas circenses en el castillo de Montjuïc(Montse Giralt)

El Matí de Festa Major transcurrió sin apenas modificaciones del guión previsto. Exhibición de senyeres por parte de alguna colla castellera, aparición de algunas pancartas, lanzamiento de papeletas del 1-O y gritos de “independència” y “votarem” en la plaza. Puede parecer mucho pero, habida cuenta de la permanente excepcionalidad de estos días de septiembre, cualquier hubiera firmado este resultado. Sobre todo los partidarios de la independencia y la propia alcaldesa, convencidos de que llevan ventaja sobre los unionistas en la batalla de la imagen. Ayer, el hecho de desplazar la concentración convocada por la ANC y Òmnium a la plaza Universitat jugó a favor de esta voluntad de evitar incidentes. También rema en la misma dirección la actitud de la CUP, que se ausentó como es norma en ellos de los actos institucionales, y de sus satélites. La militancia antisistema está obedeciendo las consignas de no echar más leña al fuego... seguramente porque entiende que hay que guardar las reservas (de leña) para tiempos futuros y no lejanos.

La tradición. Los gigantes hicieron ayer su tradicional pasacalle por el centro de la ciudad. Cuando el desfile llegó a la Rambla se dejaron rosas en homenaje a las víctimas del 17-A © Proporcionado por La Vanguardia Ediciones, S.L. La tradición. Los gigantes hicieron ayer su tradicional pasacalle por el centro de la ciudad. Cuando el desfile llegó a la Rambla se dejaron rosas en homenaje a las víctimas del 17-A La tradición. Los gigantes hicieron ayer su tradicional pasacalle por el centro de la ciudad. Cuando el desfile llegó a la Rambla se dejaron rosas en homenaje a las víctimas del 17-A(Llibert Teixidó)

La alcaldesa fue la primera en celebrar el civismo de esta Mercè. “La gente –dijo– está combinando perfectamente el derecho a la fiesta con el derecho a la protesta”. “La diversidad de esta ciudad es un tesoro”, añadió reiterando en declaraciones a la prensa el mensaje dirigido a las casas regionales en la recepción y brindis con el que la alcaldía sigue obsequiando a estas entidades. También el exalcalde y presidente del grupo Demòcrata, Xavier Trias, celebró esa combinación de fiesta con reivindicación sin violencia. Alfred Bosch (ERC) aprovechó las voces de la calles para insistir en que lo más sensato para resolver diferencias es votar. El teniente de alcalde de Cultura, el socialista Jaume Collboni, tras recordar su condición de máximo responsable de las fiestas, se felicitó del éxito de las mismas y situó las protestas como “un reflejo de lo que pasa en este país”. Carina Mejías (Cs) dijo que “la única forma de volver a la sensatez es desconvocar el 1-O” y se quejó de la paralización de la actividad municipal y los intentos de “silenciar a la oposición” (el pleno previsto para el viernes se ha aplazado una semana). Comparte esa opinión Alberto Fernández (PP). “Barcelona ha de unir lo que el independentismo separa y la Mercè tiene que estar despolitizada”, dijo el dirigente del PP, quien denunció que la Guardia Urbana no actúe contra la colocación de carteles en favor del referéndum en la sede de algunos distritos y la “utilización independentista” de conciertos de la Mercè. En concreto se refirió a uno en la playa del Bogatell en el que la concejal de la CUP Eulàlia Reguant, el diputado de Podem Albano Dante Fachín y miembros de Òmnium subieron al escenario para apoyar la consulta.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon