Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una proclamación con complejos

EL PAÍS EL PAÍS 18/06/2014 Cartas al Director

La generalidad de los representantes políticos e institucionales apoyan, con más o menos entusiasmo, la proclamación del nuevo Rey. Si bien mientras unos piden disculpas diciendo que son republicanos de toda la vida, los demás se declaran “no monárquicos”.

Actualmente corren tiempos de incongruencia. Estamos a favor de la Constitución, pero en contra de la Monarquía. Apoyar la proclamación sí, pero teniendo un exquisito cuidado en no declararnos monárquicos.

España tuvo que ganar el Mundial de Fútbol para que muchos se sintieran orgullosos de ser españoles, de exhibir la bandera española. En estos momentos se está perdiendo, ya se ha perdido, una oportunidad histórica e irrepetible. Una oportunidad para valorar lo que tenemos. Una oportunidad perdida e irrepetible para el entusiasmo y para la alegría. Ya es demasiado tarde. En los últimos días se observa una tímida reacción de los políticos para animarnos a participar en la fiesta. Más que una fiesta va parecer un funeral.— Eugenio Llorente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon