Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una regidora del PP pierde su puesto y su sueldo tras dar a luz

EL PAÍS EL PAÍS 16/10/2016
Sonia Esplugas, segunda por la derecha, en un acto del PP presidido por Alisia Sánchez-Camacho. Pedro Alonso, tercero por la izquierda. © El País Sonia Esplugas, segunda por la derecha, en un acto del PP presidido por Alisia Sánchez-Camacho. Pedro Alonso, tercero por la izquierda.

Sonia Esplugas, portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento de L’Hospitalet del Llobregat (Barcelona), tuvo una niña el sábado 14 de mayo. Y, solo nueve días después, el lunes 23, prácticamente en la primera semana posparto, recibió una notificación de la Secretaría General del Consistorio que no era precisamente de felicitación. El documento le comunicaba que su grupo municipal, integrado por ella misma y por los concejales Francisco Javier Martínez y Pedro Alonso, número dos y tres de la lista que había concurrido a las municipales, la había destituido de su cargo. Esplugas no solo perdía el título: también su salario. Tras su dolorosa estupefacción, comunicó el inesperado relevo a la dirección del PP catalán que, desde el primer día, le dice que le asiste la razón y que le promete una solución que no llega.

La resolución del caso, desde luego, es lenta. Tanto es así, que Esplugas ya ha agotado su baja maternal –expiró el 2 de septiembre- y su bebé ya tiene cinco meses. La cúpula popular medió y le transmitió que la situación era temporal pero el asunto sigue encallado. Es decir, ha pasado de portavoz del grupo con un contrato laboral firmado con el Consistorio, con dedicación exclusiva –cobran 60.000 euros al año- a ser concejal rasa -20.000 por dietas- y sustituida por Martínez, que inicialmente era portavoz adjunto. Los dos ediles ya intentaron destituirla días antes de que Esplugas tuviera su hija y recibió también un certificado de la Secretaría General. Entonces, pudo pararlo. Días después de dar a luz, ya no.

Ramón Riera, vicesecretario general territorial y mano derecha de Xavier García Albiol, asegura que el conflicto está ya resuelto y que el plan es que se convoque una junta del PP de L’Hospitalet que certifique el fin del conflicto y restituya a Esplugas a su puesto. Pero no está todo tan claro porque la concejal es precisamente la presidenta popular en ese municipio y no alcanza a comprender por qué es necesario convocar ese órgano, que es una gestora -el congreso está pendiente de celebración como el de Cataluña- cuando sus compañeros la destituyeron de forma unilateral sin reunión previa alguna y aprovechando su baja maternal. El partido está roto en dos.

“Me parece deleznable que utilizaran una situación personal, justo después de dar a luz, para actuar así”, lamenta. “No se trata de dinero. He trabajado muchos años con la misma intensidad y por mucho menos. Es por el hecho en sí, aprovechando mi baja”, afirma Esplugas, que dice que durante ese periodo y de forma puntual no habría tenido inconveniente en acudir durante esos meses a algún acto institucional o de campaña, por las elecciones del 25-J, en razón de su cargo. Ahora está sin seguridad social. Su asesor también fue despedido y en su lugar fue contratado David Soler, que es concejal de Castelldefels.

Licenciada en Relaciones Públicas y diplomada en Turismo, Esplugas trabajó como periodista en el PP y ocupó el escaño en el Parlament que dejó vacante Llanos de Luna. Fue designada por Alicia Sánchez Camacho como presidenta de la gestora de L’Hospitalet en julio de 2014 para darle un relevo generacional al partido con vistas las elecciones municipales de 2015. Alonso, de 73 años, llevaba dirigiendo la formación desde hacía más de 20 años. Tras ser relevada, tuvo que acudir a las comisiones y a los Plenos para seguir con su actividad e incluso presentó una moción. La relación con sus compañeros, que no dieron su versión de los hechos a este diario, es prácticamente inexistente.

Esplugas, que no sabe si en realidad están haciendo un pulso con la dirección del partido, asegura que ha recibido muchas muestras de solidaridad de concejales de otros grupos. El exdiputado Antonio Gallego le mostró su apoyo incondicional en las redes sociales. La dirección popular sostiene que Pedro Alonso sabe que Esplugas tiene razón. “Mejor hable con ella”, dijo el concejal cuando fue requerido por el conflicto.

Lo más visto:

Los críticos de Díaz se revuelven contra la abstención a Rajoy

Así cambiaron los “triunfitos”

Márquez gana su tercer mundial de MotoGP

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon