Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Unos 3.000 profesionales de la cultura piden votar el 1-0

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 25/09/2017 José Ángel Montañés
Isona Passola, durante el acto de lectura de un manifiesto de apoyo de la Cultura al referéndum del 1 de octubre. © Albert Garcia Isona Passola, durante el acto de lectura de un manifiesto de apoyo de la Cultura al referéndum del 1 de octubre.

La convocatoria era confusa porque en realidad eran dos: una en la puerta del Macba convocados por la Plataforma Asamblearia de Artistas de Catalunya (PAAC) y la otra en la nueva plaza de la Gardunya a la misma hora convocados por Decidim Cultura. Todos pedían lo mismo: poder ejercer el derecho al voto el próximo 1 de octubre. Al final, más de 500 personas acabaron junto al nuevo edificio de Carme Pinós para la Escola Massana. La cita era a las doce, y mientras los convocados iban llegando se animó a que los asistentes subieran a firmar una enorme urna de cristal. Entre los primeros, el diseñador Juste de Nin, que pintó un puño cerrado y su firma en uno de los lados. Le siguieron un buen número de los allí reunidos, todos profesionales del sector de la cultura que querían manifestar su protesta por la suspensión del Tribunal Constitucional del referéndum del 1 de octubre y las medidas adoptadas por el gobierno central para impedirlo. La llamada era para pedir el voto “decidido y desacomplejado” tras reivindicar la condición de Cataluña como “sujeto político soberano”. También han dejado claro, pese a que en ningún momento se pedía el sí en el voto, que la cultura ha de ser “el nervio y la sangre” de una “república catalana”.

En el comunicado leído se ha resaltado que la Cultura "es una fuente de recursos para orientar el proyecto de país y las transformaciones sociales que tendrán que acompañarlo”, además de asegurar que la cultura puede “cualificar la acción política y humanizar los objetivos de la economía”.

No solo había actores, sino también responsables culturales como el exconsejero Joan Manuel Tresserras que junto a Isona Passola hicieron de maestros de ceremonias. Ellos dieron paso a la lectura de un manifiesto que se leyó en siete idiomas: los actores Pere Arquilué y Rosa Boladeras en catalán, la escritora Jenn Díaz en castellano, el político Jusep Boya en aranés, Maria Molins en inglés, el músico Jordi Savall en francés, Silvia Bel en italiano y Maria Pau Pigem en alemán. Los presentes, sin banderas, ni eslóganes, sólo pegatinas con la petición de “Llibertat de expressió” que lucían todos en la solapa.

El diseñador Lluis Juste de Nin, firma una urna gigante en el inicio del acto en el que la cultura catalana ha reclamado poder votar.Albert Garcia

En la presentación del manifiesto, que ya han firmado unas 3.000 personas ha podido verse a Sergi Belbel, Vicenç Villatoro, Jaume Ciurana, Georgina Cisquella, Ventura Pons. Agustí Villaronga, Ces Gay, Josep Lluís Bozzo, Clasra Segura, Manel Esclusa, Alfred Bosch, Pi de la Serra, Carlos Duarte, Juanjo Puigcorbé, Mireia Boya y un largo etcétera. Tras leer el texto ha subido el actor Enric Majó que ha leído una versión tuneada de Hamlet de Shakespeare: To be or no to be. Bajo el título de Votar o no votar, Majó, interpretó los famosos versos y criticó las agresiones de estos últimos días tras las detenciones de algunos de los organizadores del referéndum.

Tras sumarse las personas que han participado en la otra concentración en el Macba se ha invitado a los representantes de la PAAC a leer nuevamente su documento. En este caso, se ha rechazado las recientes actuaciones de acoso a las instituciones catalanas algo que evidencia, aseguran, “una crisis de estado y la obsolescencia del régimen de 1978”. La PAAC también ha criticado la “judicialización de la política y la intervención económica de varios centros culturales catalanes”.

Los directores de museos, también

13 directores de museos catalanes también expresaron de forma conjunta su opinión sobre los hechos actuales: "lamentamos profundamente los hechos que se han producido estos últimos días y creemos, respetando la pluralidad existente entre nuestras visiones políticas personales, que impedir el derecho que tiene cualquier ciudadano o ciudadana a expresarse libremente no favorece las cultura democrática ni el diálogo".

Los firmantes actuales de una lista que se irá ampliando están: Carme Clusellas (Museu d'Art de Girona), Josep Giralt (Museu de Lleida Diocesà i Comarcal), Montserrat Maillol (Museus d'Olot), Jesús Navarro (Museu d'Art Jaume Morera de Lleida), Vinyet Panyella (Museus de Sitges), Jordi París (Museu de Valls), Josep Maria Riba (Museu Episcopal de Vic), Txema Romero (Museu d'Art de Cerdanyola), Mireia Rosich (Biblioteca-Museu Víctor Balaguer de Vilanova), Pepe Serra (Museu Nacional d'Art de Catalunya), Engràcia Torrella (Museu d'Art de Sabadell), Pepa Ventura (Museu Fundació Joan Abelló de Mollet del Vallès) y Francesc Vilà (Museu de Manresa).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon