Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Urkullu pide apoyo a los jóvenes para la paz

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 El País

El Gobierno ha dado este viernes un paso más para materializar su plan de paz. El lehendakari, Iñigo Urkullu, y la presidenta del Consejo vasco de la Juventud, Itxaso Andueza, han firmado un convenio de nueve páginas en el que el Gobierno compromete 65.000 euros que pagará al consejo por un acuerdo que estará vigente hasta el 31 de diciembre —con posibilidad de ampliación— con el fin de que la juventud vasca “sea protagonista de la paz y la convivencia”, subrayó el jefe del Ejecutivo.

Los jóvenes son el objetivo de una de las 18 fichas del plan de paz aprobado en noviembre del año pasado, concretamente la penúltima. Andueza señaló que este es un “primer paso” y que el papel de la juventud es “indispensable” porque ha crecido en una “sociedad dividida por un conflicto”.

El apartado canaliza a través de este convenio todas las actuaciones establecidas para trabajar con los jóvenes. Por no “desvirtuar” el contenido del acto, ni Urkullu ni Andueza se prestaron a las preguntas de los medios de comunicación y se limitaron a realizar unas breves declaraciones. El convenio establece un puñado de acciones: la difusión del acuerdo educativo Gizalegez —que subraya la dignidad humana por encima de las ideologías—, un programa de formación de las asociaciones de jóvenes a través del programa de bonos Elkarrekin que aún no está en marcha, la organización de encuentros “entre jóvenes de sensibilidades diferentes” y un espacio abierto para recabar testimonios de jóvenes sobre la paz y la convivencia.

Asimismo, se plantea la colaboración del consejo para crear un fondo de referencias culturales sobre la materia. Urkullu subrayó a la necesidad de “transmitir” el mensaje de una generación a otra, de aquellas que han “vivido más directamente esta historia dramática estamos en condiciones de ofrecer un legado a las generaciones más jóvenes”. El lehendakari enmarcó esto entre los “intangibles” del convenio, que no recoge medidas de contraste en materia de paz y convivencia entre ambas generaciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon