Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Urkullu sitúa en el reinado de Felipe VI la soberanía compartida

EL PAÍS EL PAÍS 04/06/2014 Juan Mari Gastaca
El lehendakari, Iñigo Urkullu, presidió la reunión del Gobierno vasco que, con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, se ha celebrado en el Centro de Biodiversidad de Euskadi, en Busturia (Bizkaia). © LUIS TEJIDO El lehendakari, Iñigo Urkullu, presidió la reunión del Gobierno vasco que, con ocasión del Día Mundial del Medio Ambiente, se ha celebrado en el Centro de Biodiversidad de Euskadi, en Busturia (Bizkaia).

El proyecto de nuevo estatus político que enarbola el lehendakari, Iñigo Urkullu, caminará sin proponérselo paralelo a los primeros pasos del reinado de Felipe VI. Esta coincidencia, no obstante, ha allanado el camino para que el PNV imprima una mayor intensidad a la reclamación de un nuevo modelo de Estado. Así lo hizo su presidente, Andoni Ortuzar desde que conoció la abdicación del Rey Juan Carlos y ayer lo subrayó el Gobierno vasco durante su reunión semanal celebrada en Busturia (Bizkaia), como guiño a la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, fijado para mañana.

El nacionalismo institucional cree que el reinado de Felipe VI debe propiciar desde su inicio el reconocimiento de la plurinacionalidad como uno de los ejes básicos en el marco jurídico del Estado español. Josu Erkoreka lo dijo en nombre del Gobierno vasco, donde se vería “con gusto” este guiño para facilitar el reconocimiento del “hecho diferencial vasco” de una vez. En base a este deseo, el Ejecutivo elude echar la vista atrás para analizar el reinado de don Juan Carlos y prefiere emplazar “la actualización del nuevo modelo de Estado” en la etapa que se iniciará con Felipe VI.

Precisamente el anhelo de Urkullu de alcanzar un pacto con la Corona que permita el reconocimiento de los derechos históricos de Euskadi provocó ayer un encontronazo con su antecesor, el socialista Patxi López. El secretario general del PSE-EE considera contradictorio que el lehendakari apele a este pacto con la Corona y se declare, al mismo tiempo, republicano. Para López, esta antagónica situación “confunde”, según admitió en Radio Euskadi. Todavía ayer, Erkoreka admitió que ninguno de los componentes del Gobierno vasco “tienen vocaciones monárquicas” pero situó la reflexión crítica de Urkullu en favor de la República al considerar que don Juan Carlos no había ejercido con “el necesario equilibrio” el papel moderador que le atribuye la Constitución.

La visibilidad de la confianza del PNV en el arranque del reinado de Felipe VI no va más allá de la abstención anunciada por Aitor Esteban, su portavoz en el Congreso, al anunciar la postura que defenderá ante la Ley Orgánica que regulará la llegada al trono del Príncipe de Asturias. A Erkoreka le sirvió la evasiva de que esta valoración no le correspondía al Gobierno vasco para evitar así su pronunciamiento sobre el voto de su partido y simplemente se limitó a decir que “hace año y medio” hubiera dado una “respuesta satisfactoria”.

Ninguno de los componentes del Gobierno vasco “tienen vocaciones monárquicas”

A partir del cambio en la Jefatura del Estado es donde los nacionalistas, incluidos los catalanes moderados, sitúan el escenario político para abordar sus reivindicaciones sobre la base de la crisis actual del modelo institucional al que con reiteración siempre se refiere Urkullu al exigir un cambio en las relaciones bilaterales.

De momento, el lehendakari conoce por boca del propio Rey Juan Carlos las razones de su abdicación después de la breve conversación mantenida en la tarde del pasado martes. Eso sí, Urkullu no ha formado parte del reducido núcleo de dirigentes con quienes el Monarca adelantó su decisión. Por ello, el Gobierno vasco extrae una conclusión inmediata sobre las relaciones políticas de preferencia que el Rey ha exhibido en este proceso “para elegir a sus interlocutores” y que, según añade Erkoreka, refleja “mucho de lo que espera de unos y de otros”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon