Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Uruguay paraliza el regreso a España de una niña presuntamente maltratada por su padre

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 03/10/2017 Magdalena Martínez
Imagen difundida en redes sociales con el Hashtag #MariaNoSeVa. © Proporcionado por ElPais Imagen difundida en redes sociales con el Hashtag #MariaNoSeVa.

MÁS INFORMACIÓN

  • Juana Rivas: “Esconderme es la única manera que he encontrado, pero no puede ser para siempre”
  • Se entrega la madre de Málaga huida con sus hijas y acusada de sustracción de menores

La Suprema Corte de Justicia de Uruguay ha decidido paralizar la orden de devolución a España de una niña de cinco años que viajó a Montevideo con su madre, uruguaya, y se había quedado en el país sin el consentimiento del padre. La mujer había denunciado al progenitor de la niña por malos tratos a ambas y abusos sexuales a la niña. El hombre, que tiene una orden de alejamiento de ambas y que continúa en España, denunció a la mujer por sustracción de la menor. Tras esa denuncia, la justicia uruguaya (en primera y segunda instancia) había fallado que la niña debía volver a España. Ahora, en un caso que ha despertado una enorme indignación ciudadana y una gran movilización, el Supremo ha decidido en el último momento paralizar el viaje, que debía tener lugar el jueves.

La máxima instancia uruguaya ha decidido darse un tiempo para fallar sobre el polémico caso y revisar a fondo las acusaciones de la madre y los resultados de varios peritajes judiciales. Así, la menor podría quedarse con su madre en Montevideo cerca de un año más, habida cuenta de los plazos (lentos y largos) de la justicia.

La sentencia, que ha sido anunciada por un juez a los medios de comunicación este martes, no ha interrumpido la convocatoria de una manifestación en la capital uruguaya para exigir que la niña se quede en el país. La familia materna de la menor ha impulsado una campaña en las redes sociales que con el lema #MaríaNoSeVa ha tenido amplio eco social. Además, en las últimas horas, al filo de la inminente partida de la niña a España, organismos oficiales de defensa del menor habían pedido que se tomen todas las precauciones en el caso y que se interrumpiera la devolución de la pequeña.

Madre e hija habían viajado a Uruguay de vacaciones, con el consentimiento del padre, en abril del año pasado. Pero no regresaron y el hombre presentó en España una denuncia penal por sustracción de menores que fue transmitida a Uruguay. El pasado 27 de julio se abrió el caso judicial en el país rioplatense, y la madre argumentó entonces que tanto ella como la hija sufrían maltrato. Contó, además, que sospechaba que el padre abusaba de la menor. Sin embargo, nunca había presentado denuncias en España contra su pareja. Fue cuando se la interrogó en Uruguay cuando decidió judicializar el caso por malos tratos en España. 

Imagen compartida en redes sociales con el hashtag #MariaNoSeVa.

La familia materna de la niña asegura que sufrían violencia desde hacía años pero que no fue a la policía por miedo. En cuanto al supuesto abuso sexual, las sospechas surgieron en Uruguay al constatarse, dicen, el comportamiento "anormal" de la menor. Por su parte, el padre niega las acusaciones y denuncia que son una manipulación para evitar que la niña regrese a España.

En este contexto, la justicia uruguaya decidió dos veces que la niña debía de volver a España, lugar donde tenía que resolverse el contencioso por presunto maltrato y abuso sexual. La corte consideró demostrado el maltrato doméstico mediante un peritaje psicológico, pero reconoció que no podía confirmar fehacientemente el abuso sexual, y que ese proceso correspondía a una jurisdicción española. El padre, mientras tanto, aceptó una orden de alejamiento (a 500 metros de hija y madre) recomendada por la justicia uruguaya. La justicia española todavía no se ha pronunciado sobre el caso por el que el hombre compareció por primera vez en septiembre.

Ahora, la resolución de la Suprema Corte de Justicia ha cambiado el escenario, atendiendo al supuesto riesgo que la menor correría en España, según los abogados de la madre. La precaución se ha impuesto.

El Estado uruguayo considera que cualquier niño nacido de padre o madre uruguaya es un nacional, y esa condición es inalienable y compatible con una doble nacionalidad. La salida de entrada y de salida de menores está fuertemente regulada en Uruguay, donde se necesita un permiso especial para viajar con un niño, documento que debe de acreditar el consentimiento de los dos padres.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon