Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Valverde: “Ahora todo es de color de rosa”

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 27/09/2017 Jordi Quixano
Valverde, en la rueda de prensa antes de medirse al Sporting. © A. Franca Valverde, en la rueda de prensa antes de medirse al Sporting.

A Ernesto Valverde difícilmente se le escuchará alguna palabra altisonante o un discurso retador, tampoco una mala respuesta o falta de educación. Pero ahora, aunque también rehúsa las preguntas que le buscan las cosquillas –como el otro día cuando le cuestionaban por el Madrid y la ventaja de siete puntos en la Liga, cuando dijo llegar de fuera del muro- sabe tirar de humor y acidez, fina ironía. En Lisboa, donde se sucedieron las preguntas sobre carpetas particulares, sobre jugadores determinados antes que el funcionar colectivo del equipo, soltó unas pocas réplicas ingeniosas. Pero no se olvidó del objetivo del Barça, que no es otro que imponerse al Sporting de Portugal en el segundo partido de la liguilla de la Champions, derrotada anteriormente y con holgura la Juve. “Es un equipo muy fuerte, que ha empezado muy bien en su liga y también la Champions”, reflexionó el técnico azulgrana; “debemos tener cuidado con sus jugadores exteriores y también en el centro del campo. Se manejan bien con balón, pero si tienen que jugar a la contra también porque se despliegan muy rápido”. Se sumó Semedo, ex del Benfica: “El Sporting ha hecho un gran inicio de campeonato, es un equipo fuerte, solido. Jugar contra ellos es una gran responsabilidad”.

MÁS INFORMACIÓN

  • Aleix Vidal adelanta a Alcácer
  • Valverde, mano de santo

Técnico intervencionista que trata de mantener el estilo azulgrana al tiempo que retoca las piezas teniendo en cuenta las virtudes y defectos de los rivales, Valverde se explayó con el Sporting. “A Martins hay que tenerle en cuenta, y a Acuña. O a Bruno Fernandes y sus disparos, que es un jugador que acostumbra hacer goles impresionantes. Pero en líneas generales hay que estar pendiente del bloque porque juega bien, donde Carvalho pone el orden. La defensa suele ser la misma… pero sobre todo resalta la velocidad de los delanteros”, explicó el preparador. Suele tener Valverde la receta para batir a los adversarios, al menos desde que cayera en la Supercopa porque el Barça cuenta siete partidos por triunfos. “El fútbol funciona por resultados y cuando ganas parece que todo está bien. Pero al mes siguiente, cuando haces lo mismo y no hay resultados, todo el mundo piensa que lo haces muy mal. Por lo que te alaban ahora te pueden criticar después”, resolvió con su pragmatismo habitual. Y agregó: “Decía que el mes pasado esta era una hecatombe y ahora solo ganamos. Pero esto cambia. Solo hay que pensar en el siguiente partido para intentar ganar sin mirar a lo que ha pasado antes”.

¿Pero piensa en récords o en el triplete, éxito que lograron Guardiola y Luis Enrique en su primer año como técnicos del Barça?, le cuestionaron. Y respondió con guasa: “Yo me contento con ganar el partido de mañana. Antes se hablaba de ganar títulos y ahora de triplete y sextete con una ligereza…. Vamos a pensar en el partido de mañana”. Aunque amplió: “Sé el ruido mediático que hay alrededor del club, de los jugadores y el entrenador. Si ganas, todo es de color de rosa. Pero eso no quiere decir que vayamos a ganar los siguientes, aunque nuestra intención es volver a ganar. Y si no se consigue, igual cambia el color…”.

El edén del Barça, más allá de Valverde, también pasa por Messi, que ha empezado como un tiro y que el Girona trató de frenar con un marcaje individual de Maffeo atosigante. “Cada equipo es libre de proponer el juego que cree conveniente. En función de eso, nosotros intentamos sacarle partido. Si hacen marcaje individual o por zona, intentaremos superarlo con nuestros argumentos”, replicó Valverde; “pero hay que intentar sacar partido de ello. Parece que es una ventaja para el rival, pero no lo veo así. Yo lo hice una vez en una final de Copa [con Balenziaga] y no lo volví a hacer porque no lo vi claro”. Otro futbolista que también sale en su once por decreto es Iniesta. “Es fundamental para nosotros. Está actuando con continuidad y decir que no notamos su presencia en el campo es absurdo porque nos marca el estilo de juego del equipo. Esperamos que mantenga el nivel que nos está dando”, convino. Tiró piropos también a Paulinho -“es un jugador que nos aporta algo diferente, se ha integrado muy bien al grupo y tenemos un grado de satisfacción alto”- y a Sergi Roberto -“actúa en varias posiciones y seguirá haciéndolo porque no vamos a renunciar a esa virtud”-, para detenerse en Semedo: “Al principio le costó, pero ha mejorado mucho y cada vez que juega se nota en lo ofensivo y defensivo porque es muy rápido”. El lateral recogió el testigo: “Estoy bastante feliz por estar en el Barça, donde me llaman motorista porque subo y bajo algunas veces. Es un aspecto que siempre he trabajado y si continúan con este apodo sería buena señal”. Aunque el clima se enrareció cuando al mister le cuestionaron por Alcácer, que apenas disfruta de minutos y convocatorias: “Somos 24 y cada semana habrá preguntas de este tipo porque no podemos convocar a todo el mundo. La UEFA no nos lo permite, qué le vamos a hacer…”, zanjó Valverde, de nuevo con una nota de humor.

Mathieu: “El Barça no me quería”

El central francés salió por la puerta de atrás del Camp Nou, criticado por una hinchada que entendía que el Barça le quedaba grande. “En el Barcelona hay más presión. Pero aquí es un poco como en el Valencia, me siento un poco libre en mi cabeza y en mi fútbol. Eso es importante y tienen confianza en mí”, señaló Mathieu, ahora en el Sporting. Y añadió: “Hablé con Valverde y ahora estoy aquí. El Barcelona no me quería. Aquí soy feliz, juego los partidos de momento y si no estoy bien el mister me meterá en el banquillo. Pero este es un partido especial para mí porque jugué tres años en el Barça”.

Resentido con el presidente Josep Maria Bartomeu y con el secretario técnico Robert Fernández, tal y como explicó en una entrevista en Catalunya Ràdio, trató de evitar persistir en su discurso, aunque sí que mantuvo que no guarda amigos en el Barça. “No tengo ningún problema con ellos. Para mí, amigos es una cosa muy grande. En el fútbol no creo que haya muchos amigos”. Por eso, no dudó en sus intenciones: “Ellos son favoritos porque es un equipo muy grande, pero en nuestro estadio debemos hacer el máximo posible por ganar y hacer nuestro juego”. Así lo vio el técnico Jorge Jesús: “Jugamos contra el mejor equipo del mundo en ataque posicional. Será un partido difícil por su calidad técnica, entre los que destacan Iniesta y Messi. Esto es la Champions y vas a jugar contra los mejores”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon