Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vampiros que hacen historia

El Mundo El Mundo 15/06/2014 DAVID SANZ EZQUERRO

Por culpa de Disney, los niños de los 90 crecieron pensando que los leones eran animales tiernos que se podían acariciar. Y por culpa de insulsos relatos crepusculares, los adolescentes del siglo XXI se idiotizaron idealizando la figura del vampiro como referente de sus pulsiones más cursis y ñoñas. Desde siempre, los chupasangres han sido seres de los que había que huir, pero de pronto se presentaron como criaturas a las que desear abrazar. Con vocación de corregir esta perversión y devolver a los vampiros a su naturaleza original, en 2010 llegó al mercado del cómic 'American Vampire', una serie cuyo esperado segundo ciclo acaba de comenzar a publicarse en EEUU.

'American Vampire' es una de las cabeceras en desarrollo más potentes de Vértigo, el sello para adultos de la editorial americana DC. Terror, sexo y violencia en altas dosis acreditan la marca en el cómic creado por el guionista estadounidense Scott Snyder y el dibujante brasileño Rafael Albuquerque. Una serie que ha registrado un notable volumen de ventas y que ha sido reconocida por la crítica con un Premio Eisner. El éxito de la obra vino acompañado de nuevos encargos laborales para los autores que les obligaron a retrasar la continuación. Pero después de un año de barbecho, los fieles estadounidenses ya disponen de material fresco.

Los seguidores españoles no sufrirán una ausencia tan larga, ya que el tomo 6 -que ponía fin al primer ciclo-, fue publicado aquí el pasado febrero. La editorial ECC, poseedora de los derechos de Vértigo para España, ha confirmado que el material recién estrenado en EEUU llegará próximamente a nuestro país, aunque aún no hay fecha fijada. De momento, los adictos a la saga deberán conformarse con repasar los ocho volúmenes que están en el mercado: los seis que agrupan los 34 números de la serie regular y los especiales 'Selección Natural' y 'El Señor de las Pesadillas', dos títulos que en opinión de muchos devotos contienen los mejores episodios de la colección hasta ahora.

"No podría estar más emocionado. He echado de menos tremendamente la serie. Realmente me sorprende cuánto la he echado menos. Pensé que un paréntesis podía venir bien para recargar, pero en el mismo momento en el que la aparqué, me arrepentí". Son palabras de Scott Snyder en una reciente entrevista con 'The Washington Post'. Su obra, que recorre la historia estadounidense del siglo XX a través del nacimiento y evolución de una nueva raza de vampiros, se reinicia así para dar respuesta a las incógnitas que quedaron abiertas en 'El Comerciante Gris', título del último arco argumental que dejó la trama en la década de los años 50.

© Proporcionado por elmundo.es

En los capítulos publicados hasta ahora, 'American Vampire' ha recorrido momentos históricos que han forjado la personalidad de EEUU. La conquista del Oeste, la transformación de Las Vegas en la 'ciudad del pecado', el auge de la industria del cine en Hollywood, la Segunda Guerra Mundial, la 'caza de brujas' del 'macartismo'... Y en estos contextos hemos visto asaltos a trenes, capturas de forajidos, fiestas en mansiones de millonarios, carreras de coches y un dilatado catálogo de corrupción y crimen. Todo de la mano del primer linaje del vampiro americano: una especie más fuerte que las anteriores, con sorprendentes nuevas dotes y también debilidades insospechadas.

Desde el momento en que fue anunciado, el proyecto de 'American Vampire' generó enormes expectativas, agrandadas al conocerse el padrino de la criatura: Stephen King. Un nombre mayúsculo que provocó tanta ilusión como dudas. ¿El maestro de la literatura de terror iba a participar por primera vez en un cómic o todo se limitaría a grabar su nombre en la portada sin mayor participación que la recogida de un cheque? Para satisfacción de muchos, el 'rey del miedo' no sólo se involucró en el proyecto, sino que llegó a escribir la historia del origen de Skinner Sweet, el primer vampiro nacido en suelo americano, el punto de partida de esta epopeya sanguinolenta.

Metáfora de Norteamérica

Ante todo, 'American Vampire' es una historia de terror, de muerte y de barbarie. Pero además es el retablo de una nación: de los valores y las miserias sobre los que se asienta. Un análisis al ADN de los Estados Unidos a través de la sangre. Una metáfora del 'sueño americano', del progreso, del capitalismo y de la guerra: ilusiones y oportunidades... competencia y desarrollo... amistad y triunfo... ambiciones y desengaños... traición y falsedad... discriminación y xenofobia. Es una sucesión de relatos de fantasía sobrenatural con evidentes proyecciones éticas y sociales.

Más allá de las reflexiones sobre el bien y el mal que pueden sugerir las atrocidades de los vampiros o la eterna lucha entre los 'no muertos' y 'Los vasallos del Lucero del Alba' que los combaten, el mensaje más inquietante subyace en una afección universal a la que parece no poder escapar la especie de los chupasangres: el odio entre semejantes. "Nosotros somos la estirpe verdadera y tu sólo eres una abominación". Palabras de trascendencia peligrosa entre vampiros que sin mucho esfuerzo evocan episodios espantosos de la historia de la humanidad.

El ilustrador Rafael Albuquerque fue quien dio forma a la nueva estirpe de vampiros americanos en la que también han puesto sus lápices otros dibujantes como Sean Murphy, Dustin Nguyen, Roger Cruz, Riccardo Burchielli, Danijel Zezelj o el español Jordi Bernet, cada uno con su estilo propio, pero respetando las directrices establecidas por el padre de la saga. Los personajes están definidos con trazos reiterados y líneas angulosas. Las sombras tienen tanto protagonismo como los colores. La brutalidad se muestra con sinceridad en escenas dinámicas, feroces y con detalles encarnizados. El ritmo es cinematográfico, con viñetas de diferentes tamaños y espectaculares dibujos a toda página en los momentos cumbre de la acción.

Scott Snyder y Rafael Albuquerque incorporaron a la mitología vampírica unas bestias alejadas de los sombríos murciélagos y próximas, en forma y alma, a las imperturbables serpientes de cascabel. Poseen afilados colmillos, mandíbulas dilatadas, agilidad extrema y, sobre todo, maldad intrínseca. Ni el sol, ni la madera les dañan, pero... ¡cuidado con el oro! Por fin se ha descolgado el "continuará" de esta original serie que reconcilió a muchos lectores con el género de vampiros y, aunque es cierto que la trama concede un hilo al amor imposible entre mortales e inmortales, esto no la inhabilita como novela de terror. ¿O acaso 'La Princesa Prometida' deja de ser una historia de aventuras por el beso final?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más el El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon