Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vecinos distantes

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 El País
La selección de Irán, en un amistoso en São Paulo © Julio Cortez La selección de Irán, en un amistoso en São Paulo

Las selecciones de EE UU e Irán están concentradas en São Paulo, a 30 minutos de distancia. Agentes de la Policía y el Ejército ayudan a los agentes de seguridad privados que cuidan de estas selecciones, que despiertan poco interés entre los aficionados.

Los estadounidenses desembarcaron el lunes en el aeropuerto de Cumbica. Junto al hotel de los jugadores, ubicado en la zona oeste de São Paulo, había sobre todo militares. La estrecha calle lateral, que funciona como un estacionamiento para el autobús del equipo, fue cerrada. En la plaza de enfrente, hay un coche del Ejército con unos 10 soldados para evitar la “perturbación de la paz”, según uno de ellos. Un policía militar contó, además, que los agentes federales de EE UU averiguaron el hotel antes de la llegada de los jugadores.

Sin embargo, había solo un pequeño grupo de aficionados junto al hotel. Aline Caetano, de 45 años, estaba con sus tres hijos, que salían de un colegio cercano. “Pensé que, quizá, era el autobús de Brasil”, contó la mujer. Quienes pasaban y se enteraban de la presencia de los estadounidenses opinaban: ‘No van a pasar de la primera fase”. También se podía ver en las calles de São Paulo a militares que acompañaban a los jugadores de Irán. La selección llegó el pasado día 3, también junto de varios agentes de seguridad. Los jugadores están concentrados cerca del aeropuerto, en una zona más aislada que la selección de EE UU. A los entrenamientos de los jugadores iraníes tampoco ha acudido mucha gente.

Pese a la movilización para la llegada de EE UU, Guilherme de Castro Almeida, coordinador de la Policía Federal en São Paulo, asegura que todas las selecciones tienen la misma seguridad. “Es idéntico para todas las delegaciones y en todas las ciudades que son sedes del Mundial. Ningún país ha pedido un refuerzo en la seguridad”, añade. Las dos naciones han tenido tensas relaciones desde la revolución iraní de 1979. Las delegaciones de EE UU e Irán han elegido centros de entrenamiento en sitios que están a 30 kilómetros de distancia uno del otro. EE UU está en el grupo G del Mundial junto a Ghana, Portugal y Alemania, y se estrena el lunes contra los africanos. Los iraníes están en el F junto a Nigeria, Argentina y Bosnia. Su primer partido es el mismo día contra Nigeria.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon