Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Veinte ideas para cerrar un ciclo

EL PAÍS EL PAÍS 11/06/2014 Francesco Manetto

La votación de la ley que hace efectiva la renuncia del Rey ha dado paso este miércoles en el Congreso de los Diputados a un debate sobre lo que se ha afianzado como el campo semántico de la Constitución. Un ideario que, en lo fundamental, pasa por los valores unánimemente aceptados de la Transición: la convivencia, el consenso, la preeminencia de la soberanía nacional, la defensa del texto aprobado en 1978 y, a la vez, la urgencia de su actualización. Mariano Rajoy, encargado de defender la norma, ha sido el único que ha optado por no plantear una reforma de la Ley Fundamental. Las advertencias del presidente del Gobierno, no obstante, no han evitado que el Grupo de la Izquierda Plural y otras fuerzas del Grupo Mixto llevaran al Pleno de la Cámara baja la petición de un referéndum sobre el modelo de Estado. Y el PSOE se ha enfrentado a su vocación republicana cerrando filas con el proceso de sucesión que Alfredo Pérez Rubalcaba considera “compatible” con el alma de su formación. Estas son veinte de las ideas que han sobrevolado el debate parlamentario concluido con un holgadísimo respaldo al proyecto de ley que abre el camino a la proclamación de Felipe VI el día 19.

Normalidad del proceso. El Gobierno lleva desde el 2 de junio, cuando don Juan Carlos anunció su abdicación, apelando a la estabilidad de la sucesión y a la “normalidad” de las circunstancias del relevo en la Monarquía. El jefe del Ejecutivo ha trasladado esa petición a las Cortes y a la sociedad en su intervención, llegando a afirmar que “a ningún español le intranquiliza la abdicación, nadie cree que se abre una etapa de incertidumbre” y que “España permanece tranquila”.

Constitución. Todos los portavoces han planteado en sus discursos, abiertamente o entre líneas, una reforma del texto constitucional. Rubalcaba considera que la abdicación “debería significar la la apertura de un tiempo nuevo, de diálogo y de renovación institucional”. “Como he reiterado aquí en varias ocasiones, España vive tres crisis simultáneas”, ha agregado. “Una social, una política, cuya principal expresión es la desconfianza hacia las instituciones, y una crisis territorial. Tres crisis que exigen entre otros cambios constitucionales, que exigen no un nuevo proceso constituyente sino una reforma constitucional”, ha enfatizado el secretario general del PSOE.

Los valores. A pesar de esa petición, Rubalcaba ha asegurado que con el respaldo a la ley orgánica de abdicación su formación pretende “reafirmar la fidelidad al acuerdo constitucional, aquel acuerdo que los socialistas aceptamos, dirías más, apoyamos decisivamente a construir y que nos permitió sacar adelante la Constitución de 1978 y con ella iniciar el camino de paz, de convivencia, de libertad y de progreso que nos ha traído hasta aquí”. Mariano Rajoy también ha destacado el respeto a ese texto y sus procedimientos, “propios de una democracia madura como la española”.

Continuidad o renovación. El jefe del Ejecutivo ha recordado la trascendencia histórica del proceso de sucesión y del debate celebrado en el Congreso de los Diputados manteniendo que hoy se abre un nuevo capítulo de la historia de España. “Cambiamos de página, pero seguimos escribiendo el libro de nuestra historia”, ha enfatizado. Rubalcaba se ha remitido a los dos presidentes socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, al preguntarse qué habrían hecho en esta circunstancia. “Y no tengo duda alguna. Lo mismo”, ha afirmado.

“Solo la abdicación”. El Gobierno y los dos principales partidos han insistido en que hoy solo procedía y votar la ley orgánica de abdicación. El presidente lo ha recordado en al menos dos ocasiones. “La forma política del Estado no está en el orden del día", ha subrayado. Lo mismo ha hecho Rubalcaba al considerar que se votaba “sobre abdicación y solo sobre abdicación”. Ninguno de los dos, en cualquier caso, ha podido frenar el debate sobre el modelo de Estado introducido por la intervención del líder de IU, Cayo Lara.

¿Monarquía o república? “El Rey abdica. Tres palabras para dejar una herencia. La herencia de la Jefatura del Estado. Un señor la va a heredar como si fuera una propiedad privada”, ha lamentado Lara al principio de su discurso, después de que los diputados del Grupo de la Izquierda Plural enseñaran carteles con el lema Referéndum Ya. El coordinador federal de IU ha defendido una consulta “simplemente para que los ciudadanos puedan decidir lo que quieren”.

Votación. La ley orgánica de abdicación pasa ahora el Senado tras la aprobación por amplia mayoría con los 299 votos los diputados de PP, PSOE, UPyD, UPN y Foro Asturias, frente a los 19 de Izquierda Plural, ERC, BNG, Geroa Bai, Compromis-Equo y Nueva Canarias y las 23 abstenciones de CiU, PNV, Coalición Canaria y Elorza.

Disidentes. El PSOE logró un cierre de filas entres sus diputados a pesar de la clara vocación republicana de la formación. El exalcalde de San Sebastián Odón Elorza rompió la disciplina de voto y optó finalmente por abstenerse y actuar así “en conciencia”. El diputado por Alicante Guillem García, que había pedido libertad de voto, no ha presenciado el debate. El Grupo Parlamentario Socialista les impondrá una multa de 400 euros.

La integración de Cataluña. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antonio Duran Lleida, ha defendido la abstención de su grupo con cierta incomodidad manteniendo que Cataluña se sintió integrada en el pacto constitucional de 1978, aunque las circunstancias llevan ahora el Gobierno de Artur Mas a sentirse excluido. Duran afirma que “en términos globales” hace un balance positivo de la Monarquía, aunque “con claroscuros”, pero ha trasladado su sentimiento de agravio al Gobierno de Rajoy: “Llevan tiempo excluyéndonos de esta historia del desarrollo de transición”.

Una respuesta territorial. El portavoz del PNV ha aprovechado su intervención para reclamar a Felipe VI que dé una respuesta al debate territorial en Euskadi y en Cataluña. Aitor Esteban ha dejado claro el desapego de su formación del pacto constitucional y ha considerado que una de las prioridades del futuro Rey debe ser "dar respuesta a las aspiraciones de las diferentes naciones que componen el Estado español, empezando por su reconocimiento”.

Ganarse el trono. Esteban ha comparado también la proclamación de Juan Carlos I y Felipe VI y ha subrayado que “hoy, en pleno siglo XXI, en una situación muy diferente a la de la Transición, el Rey debe ganarse el trono, debe convencer a la ciudadanía y a las fuerzas políticas y sociales de su utilidad”.

¿Ciudadanos o súbditos? Durante el debate se han oído distintos calificativos de los españoles. Cayo Lara ha lamentado la condición de “súbditos”, mientras que la portavoz de UPyD, Rosa Díez, ha destacado el término “ciudadanos”, esgrimiendo el argumento de que “el Rey no puede hacer lo que le dé la gana porque sin la aprobación de estas Cortes no podría abdicar”.

El rey Juan Carlos I. Los principales partidos han aprovechado para hacer un balance del reinado de don Juan Carlos. Rajoy y Rubalcaba han coincidido en que ha supuesto el periodo más largo de paz, libertad y progreso de la historia de España. Rosa Díez ha considerado respecto al sistema monárquico que “un republicanismo basado en principios identitarios, etnicistas, teocráticos o totalitarios es peor para ser ciudadano que una monarquía parlamentaria y democrática”.

El rey Felipe VI. El presidente del Gobierno ha descrito las que en su opinión deben ser las cualidades de un monarca, en referencia al próximo reinado de Felipe VI: “Responsabilidad, serenidad, carácter, preparación, competencia y madurez” “El Príncipe de Asturias tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesarios para asumir con plenas garantías la Jefatura del Estado y abrir una nueva etapa en España”, ha opinado por su parte Rubalcaba.

El Monarca y la sociedad. Rosa Díez ha aprovechado su intervención para hablar de regeneración democrática. “Queremos que el nuevo jefe del Estado esté al lado de la sociedad española en el proceso de regeneración de la democracia. Esperamos que el futuro Rey, en tanto que Jefe del Estado, sea garante no solo de la unidad de la nación española sino de que la nación sea ejemplo de una democracia de calidad en la que se garantiza el imperio de la ley, la prensa libre, la independencia de la justicia, la separación de poderes, la justicia social y la libertad e igualdad de todos los ciudadanos”, ha enfatizado la portavoz de UPyD.

El debate y ETA. El Grupo de Amaiur, que ha abandonado el hemiciclo antes de la votación, ha relacionado a don Juan Carlos con torturas y le ha calificado de heredero de Franco. “¡Monarquía fuera, viva Euskal Herria libre y republicana!", ha acabado su portavoz, Sabino Cuadra. El portavoz del PP, Alfonso Alonso, ha rechazado estas acusaciones y ha acusado a los diputados abertzales de defender a ETA frente a las libertades.

Censura. El diputado de Comrpomís, Joan Baldoví, quien también ha pedido un referéndum sobre el modelo de Estado, ha denunciado la "censura" de una portada de la revista El Jueves sobre la abdicación del Rey y ha terminado su intervención lamentando: "Algo huele a podrido en el Reino de España”.

Contra el procedimiento. El portavoz de ICV, Joan Coscubiela, ha expresado antes de que iniciara el debate la postura del Grupo de la Izquierda Plural. Esto es, el rechazo al procedimiento de lectura única de la ley orgánica. “Ustedes pretenden que el Parlamento se automutile". Los principales partidos han defendido, en cambio, esta fórmula por una urgencia relacionada con las circunstancias.

“Muy bien”. Mariano Rajoy se ha mostrado al término del debate muy satisfecho por su desarrollo y por la votación. “Ha ido muy bien", se ha limitado a decir al salir de la Cámara baja.

Camino de la proclamación. La regulación de la abdicación de don Juan Carlos abre paso ahora a la proclamación de Felipe VI, que se celebrará finalmente el próximo jueves 19 de junio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon