Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Verstappen gana en el GP de Malasia por delante de Hamilton

Logotipo de EL PAÍS EL PAÍS 01/10/2017 Oriol Puigdemont
Verstappen celebra la victoria. © MANAN VATSYAYANA Verstappen celebra la victoria.

Con todos los focos puestos en el duelo por el título que mantienen Lewis Hamilton y Sebastian Vettel, en Malasia emergió como una exhalación la figura de Max Verstappen para llevarse una inesperada victoria, la primera del curso para él y la segunda de su hoja de servicios tras la lograda en Montmeló la temporada pasada. Apoyado en el gran rendimiento del Red Bull en Sepang, donde el equipo energético ya logró el doblete el año pasado, el holandés pilló a trasmano a Hamilton, que esta vez se quedó sin capacidad de réplica y se conformó con la segunda posición. Este no sería un mal resultado en condiciones normales, si no fuera por la estratosférica remontada que llevó a cabo Sebastian Vettel.

MÁS INFORMACIÓN

  • En McLaren es la hora del aprendiz de Newey
  • Fernando Alonso vuelve a posponer la decisión sobre su futuro y mantiene la incertidumbre

El alemán arrancó desde la última plaza de la parrilla después de que ni siquiera pudiera marcar un tiempo en la cronometrada, y una vez se bajó la visera comenzó a culebrear por entre el pelotón, zigzagueando y zampándose rivales con adelantamientos para todos los gustos y colores. El último, a Daniel Ricciardo, aquel que le hubiera permitido subir al podio, no le salió por la destreza y la capacidad de resistencia del australiano, que levantó un muro delante de su ex vecino de taller y le dijo ‘por aquí no pasas’.

De cualquier forma y dadas las circunstancias, terminar el cuarto supone una auténtica machada para el corredor de Heppenheim, especialmente después de la hecatombe de hace dos semanas, en Singapur, donde protagonizó una carambola que bien puede costarle medio Mundial. Este domingo, Vettel tampoco pudo regresar con su bólido al taller por culpa de Lance Stroll, que se lo llevó puesto justo después de pasar bajo la bandera de cuadros. Fernando Alonso finalizó el undécimo y Carlos Sainz se vio obligado a retirarse a media carrera por culpa de una avería en la unidad de potencia de su Toro Rosso.

"Ojalá en Japón pueda ayudar"

"Dos carreras en los puntos nos vienen bien para el Campeonato de Constructores, aunque yo no he podido ayudar hoy. Hemos conseguido puntos para el equipo y ojalá en Japón pueda ayudar yo también", aseguró Alonso tras la carrera.

Acerca de su incidente con Magnussen, Alonso optó por quitar hierro al asunto. "Ninguna declaración sobre Magnussen. Casi nos tocamos... O nos tocamos. Es la típica acción que no tiene ganancia para ninguno de los dos pilotos y que, de vez en cuando, vemos. Esta vez salió todo bien, pero perdimos tres o cuatro segundos en una maniobra inevitable", finalizó.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon