Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Viña Rock

Notodo Notodo 19/04/2016 Alan Queipo
Imagen principal del artículo "Viña Rock" © La Fábrica 2014 @ Imagen principal del artículo "Viña Rock"

De ahí que encontrar nombres que se salgan de los “clásicos” en los carteles del Viña es casi como dar con una aguja en un pajar. Nosotros hemos hecho un repaso fino a un cartel liderado por nombres habituales como Boikot, La Fuga, Non Servium, Barón Rojo, Reincidentes, Def Con Dos, Kaótiko, Porretas, Narco, O’Funk’Illo, Warcry, Nach, El Último Ke Zierre, Los chicos del maíz, Tote King, Saratoga, Hamlet, Morodo, La Raíz o SFDK, entre otros, y os recomendamos a esos nombres no tan habituales, o a esos conciertos que, aunque entren dentro de la tónica habitual de nombres propios, no te puedes perder por algún hecho en concreto. Hay vida en el Viña más allá de “los mismos de siempre”.

Los amantes pasajeros
Con una amplia trayectoria en hacer ruido del mejor, dos de los atractivos en géneros como el roots-core y el trash metal de esta nueva edición serán, por un lado, los británicos Skindred, quienes continúan paseando las canciones de su flamante Volume, y los argentinos A.N.I.M.A.L., de los que sólo queda su líder Andrés Giménez de la formación original, reunidos tras diez años de separación en las que exploraron proyectos alternativos como De la Tierra o D-Mente.

Mientras tanto, los ritmos fusión internacionales estarán capitaneados por los chilenos Chico Trujillo, una de las orquestas más internacionales de su país, casi más conocidos fuera que dentro de él; uno de los últimos capos del movimiento rasta jamaicano, el gran Anthony B; el jungle-ragga del londinense General Levy; y la dubtrónica y rocksteady cósmico de los italianos Train to Roots, que acaban de publicar Home.

Los que entonan el 'pobre de mí'
Hasta aquí ha llegado su paciencia. Por un lado, Envidia Kotxina, “los Reincidentes madrileños”, quienes tras más de veinte años en el alambre entonando algunos de los himnos más codiciados del circuito anarco-punk estatal, han decidido echar el cierre a un proyecto que ha dejado seis antológicos álbumes, manual para el punk de extrarradio.

Por otro, los alicantinos La Gossa Sorda, que con un sonido que ha logrado conectar rock y punk con ritmos y alegatos folk (algo que se hizo aún más explícito en La Polseguera, el que será su último disco para la posteridad), decidieron que lo que se hizo, hecho está. Y lo que queda por hacer es despedirse de su público del Viña Rock en un concierto que pasará a la historia.

Los que mutan en algo nuevo
Entre los que han estado un tiempo despegados como formación y necesitaban nuevos avales o una segunda juventud para salir a la calle nos encontramos a un Boni que, de la misma manera que El Drogas, es una de las puntas de lanza del espíritu de Barricada meneándose en solitario; una Mari de Chambao que ha regresado con uno de los mejores repertorios de su carrera; o una Marinah, la que fuera cantante de Ojos de Brujo, explorando las vías más raciales de su música.

Asimismo, el renacimiento de los andaluces Mártires del Compás, dueños del llamado flamenco billy y símbolos de la rumbita fusión, siguen mostrando que su segunda juventud es una realidad. Y La Pegatina, que darán un concierto en gran formato, bajo el nombre de La Gran Pegatina, una orquesta multitudinaria de músicas fusión de todo el mundo concentradas en su propio repertorio.

Los que opositan a ser nuevos clásicos
Vienen pisando fuerte y, ¿quién nos dice que dentro de diez años no estamos hablando de ellos como los nuevos popes del Viña Rock? Los que más tickets tienen pillados para serlo son La Desbandada, un nuevo alegato de rock urbano, manteniendo el pulso de los primeros Marea, Sínkope o La Fuga.

Junto a ellos, otros nombres con proyección son los de unos Foyone que están cambiando el paradigma de la concepción de las músicas urbanas más mestizas; el punk-rock celta de Killing Pete; los ritmos fusión, rockeros y funkis de unos Santo Machango que publicaron un discazo hace unos meses de la talla de Mojo; el ska-punk de colores mixtos de VaDeBo; o el punk-rock directo que suena a clásico de los eléctricos Porco Bravo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Notodo

image beaconimage beaconimage beacon