Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Viajeros con presupuesto ajustado y mucha ilusión

Cinco Días Cinco Días 22/05/2014 Teresa Ruiz-Tapiador

Muchos son los clichés sobre los viajeros que nos visitan. Amantes del buen comer, bulliciosos o de horarios tempranos. Pero bienvenidos sean. Gracias a ellos el sector turístico es uno de los motores de la recuperación económica.

Las llegadas internacionales a España crecieron por encima del 5% en 2013, superando los 60 millones de visitantes, principalmente de Reino Unido, Alemania y Francia.

Sin embargo, ¿cómo somos los españoles cuando salimos de viaje? Fuera de nuestras fronteras también se habla de nosotros.

Al pedir un refresco en uno de los principales cafés de la ciudad italiana de Milán, el camarero trae la cuenta a la vez que la comanda. Cuatro euros y medio por una bebida. Una pareja de turistas españoles, guía de viaje y cámara de fotos en mano, decide pagar con monedas el precio exacto y levantarse. Ni un solo céntimo de más.

En realidad, en Italia, como en la mayoría de países de Europa, la propina es algo reservado a un servicio excelente o a un empleado atento (no pasa igual en Estados Unidos, donde se espera el 15% del importe), sin embargo, los que trabajan en servicios turísticos lo saben bien: Con la crisis ya no se deja ni un euro extra.

Nuestra generosidad era, hasta ahora, algo reconocido en el extranjero. De hecho, el estudio Taxi Survey de la web Hoteles.com refleja que los viajeros españoles son unos de los pasajeros favoritos para taxistas de todo el mundo, gracias a las gratificaciones que dan.

Estos datos coinciden con los ofrecidos por los conductores de taxis españoles quienes, según la misma encuesta, prefieren también transportar pasajeros nacionales por sus propinas.

A los españoles nos gusta viajar y no reparamos demasiado en gastos. Lo hacemos tanto en el extranjero como en nuestro país, una opción en alza para las economías más ajustadas. En los últimos nueve años el turismo emisor ha duplicado el número de salidas, llegando a superar los 11 millones en 2013.

Además, la estancia media asociada a estos viajes fue de nueve días, muy superior a la registrada en escapadas internas, que no llega a cinco (ver apoyo). De esta forma, las pernoctaciones fuera de nuestras fronteras ascienden a 109 millones en el mismo periodo, según Turespaña.

Cruzando los PirineosEn sus viajes al extranjero, la mayoría de residentes en España eligieron Europa, bien por la proximidad, la existencia de una moneda única o las facilidades de transporte. De hecho, un 78% de los viajes emisores fueron dentro del continente. Francia, Portugal e Italia están entre los destinos favoritos y París es la capital más visitada.

Atout France (Agencia de Desarrollo Turístico de Francia) corrobora que los españoles eligen mayoritariamente el país galo y la ciudad de París para disfrutar de las vacaciones. Es el primer destino para cualquier español que sale de nuestras fronteras por primera vez.

Es más, según sus datos, el 36% de los visitantes lo hace para disfrutar de sus bellos paisajes y otros (el 26%), para empaparse de su riqueza cultural. Otra de las motivaciones de los viajeros es la buena relación calidad precio que puede ofrecer nuestro país, añaden desde el organismo.

Si bien los viajeros españoles no renuncian al confort, tampoco les va el lujo excesivo. Conscientes de que los precios pueden llegar a dispararse cuando se visita Francia, el 65% lo hace alojándose en hoteles de tres y cuatro estrellas.

Y, a pesar de la crisis, solo un 7% lo hará en establecimientos de menor categoría. Frente a eso prefieren otras alternativas, como el alquiler o los campings, apuntan.

Eso sí, a la hora de hacer turismo se puede llegar a tirar la casa por la ventana si el motivo del viaje lo amerita. Por ejemplo, si se trata de una luna de miel al otro lado del Atlántico, en hoteles de categoría superior, el gasto puede llegar a los 2.000 o 9.000 euros por persona.

La proximidad es lo que hace decantarse por uno u otro destino para unas vacaciones anuales, una razón de peso que permite las conexiones aéreas a precios razonables. El coste del billete de avión es el segundo motivo para elegir destino, aseguran desde la web TripAdvisor que ha encuestado a más de 60.000 turistas.

Otra razón es conocer un lugar nuevo. Además, cuando se trata de la planificación, domina el canal online como medio de información, apuntan.

Pero no desmerecen las salidas y pernoctaciones de aquellos que deciden visitar Estados Unidos, principal destino para los viajes de largo recorrido. Según Turespaña, en 2012 se realizaron 340.000 salidas turísticas a EE UU, con una media de 14 noches de estancia.

Por ello, no resulta nada raro oír hablar en nuestro idioma en cualquier parte de Nueva York, la ciudad estrella.

No hay que olvidar que la crisis ha mermado las opciones de viaje. Según la aseguradora Europ Assistance, los españoles han llegado al nivel más bajo y solo cerca de la mitad muestra intención de veranear en 2014. Para ello cuentan con 1.723 euros de media, casi la mitad del dinero que destina un británico.

Para casi el 40% de los españoles este año tampoco habrá vacaciones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cinco Días

image beaconimage beaconimage beacon