Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Viajes y negocios se dan la mano

Cinco Días Cinco Días 29/05/2014 Marce Redondo

Los viajes de empresa han tenido siempre como finalidad vender, conocer nuevos mercados o productos, contactar con clientes...

Ese objetivo, en estos tiempos que corren, es aún más perentorio. En los últimos años, en España, donde a pesar de los avances la internacionalización de las empresas es todavía escasa, el viaje corporativo crece al mismo ritmo que las exportaciones.

Es la conclusión de Gebta, asociación que agrupa en torno al 50% de las agencias dedicadas a esta actividad en España, basada en datos de la evolución del comercio exterior y del negocio de las agencias dedicadas a la gestión de viajes corporativos. A saber: los viajes internacionales de negocio y las exportaciones españolas aumentaron más de un 6% entre enero y septiembre de 2013. 

El crecimiento y la expansión internacional de las empresas no pueden entenderse sin viajar, en la medida en que contribuye a la captación de nuevo negocio, a la ampliación de los mercados para la distribución de productos, a reforzar las relaciones con nuevos partners y stakeholders, al conocimiento de la competencia, etc., resalta Marcel Forns, director general de Gebta, para quien el viaje es consustancial al desarrollo empresarial.

Es, sin duda, una actividad con un importante impacto económico. En 2013 movió en torno a 3.300 millones de euros en España, con un crecimiento del 1%, según datos del Observatorio Sectorial del Business Travel (BT).

Desde el comienzo de la crisis se ha observado una verdadera inquietud de las empresas por optimizar sus cuentas de viajes, señala Juan Carlos González, director ejecutivo de BCD Travel Spain. Es cierto que en los primeros años muchas empresas optaron por un decrecimiento masivo de esta partida, introduciendo políticas muy restrictivas ligadas más al no viaje que al ahorro y la optimización.

Sin embargo, añade, estas políticas fueron corregidas por la mayoría, ya que afectaban de forma directa sobre sus relaciones comerciales, y el impacto en el negocio fue contrario al ahorro conseguido. Pasado este punto, hemos vivido una mayor profesionalización en la gestión de viajes en las empresas, ya sean estas pymes o grandes corporaciones.

Marcel Forns confirma que la empresa española ha hecho un esfuerzo considerable para optimizar y reducir costes: Es mucho más eficiente. El coste medio del viaje se ha reducido y ha permitido que, con el mismo presupuesto, se pueda mover más, a diferencia de lo que pasa en otros países del entorno europeo con los que competimos. Se confirma que España no baja cuota exportadora, mientras que muchos de esos países sí la están reduciendo y, según los datos que tenemos, sabemos que están gastando menos en viajes de negocio. Con lo cual, esa actividad comercial juega a favor de la economía española. Y realmente está funcionando muy bien.

Un estudio de hábitos y tendencias de los viajes de negocio en España en 2013, realizado por Vueling y Gebta, refleja que actualmente el viajero de negocios se orienta más a optimizar su tiempo para incrementar su productividad y rendir más durante el viaje (flexibilidad de cambios, tarjeta de embarque en móvil...).

Con un horizonte más internacional que nunca, el pasajero de hoy observa que existen oportunidades para ser más productivo en los viajes y le importa más el tiempo y el espacio. Este resultado confirma, según el estudio, el acierto de las aerolíneas que han sabido interpretar adecuadamente las necesidades y prioridades de los viajeros de negocio (frecuencia, horarios, flexibilidad, etc.). 

Marcel Forns cree que se ha producido un cambio muy positivo en el sector: Ha habido una transformación, un efecto que nosotros llamamos de socialización. En una economía como la española, el viaje de negocios, sobre todo el internacional, ha estado muy vinculado a las grandes empresas. Sin embargo, en los dos últimos años hemos detectado de una forma creciente una socialización de estos viajes, con una mayor proyección internacional de las empresas españolas, también entre las pymes, que hasta hace poco vivían básicamente de las ventas domésticas.

La dinámica del mercado lleva a que los ejecutivos se desplacen cada vez con mayor frecuencia y también más lejos. Aunque el grueso de los viajes se realiza a los mercados de proximidad, fundamentalmente en el entorno de la UE y Europa en su conjunto, se han incorporado de forma creciente países emergentes de América y Asia.

Asia, con un 21,9%, y América, con un 10,2%, fueron los destinos con mayor crecimiento en 2013. En los últimos meses hemos visto que Europa vuelve a estar más fuerte, pero también siguen creciendo los mercados emergentes; probablemente se están equilibrando las dos magnitudes, puntualiza Forns.

Incentivos¿Y qué ha pasado con los incentivos?, ¿han desaparecido?, ¿se han reducido con la crisis? Este tipo de viajes compensatorios o como premio ligado a la obtención de buenos resultados no ha desaparecido, pero se ha adaptado a las circunstancias.

La tendencia a organizar grandes viajes ha cambiado; factores como proximidad o tiempo de duración han entrado a formar parte del nuevo contexto, explica Marcel Forns: Se ha buscado bajar los costes unitarios en destinos próximos que ofrecen soluciones perfectamente válidas y, además, se han reducido las estancias. Pero habrá que ver, a partir del momento en que se produzca la recuperación, cómo se desarrollan.

Carlos González considera que hablar de destinos de incentivos ya no es la clave. Tanto nosotros como nuestros clientes preferimos hablar de historias o experiencias. Las empresas ya no buscan un destino como incentivo, sino una vivencia.

En su opinión, la crisis ha agudizado el ingenio: No siempre los incentivos se pueden desarrollar en parajes paradisiacos, pero con imaginación sí podemos transformar un incentivo a priori corriente en una experiencia única e inolvidable.

González se refiere a experiencias exclusivas o vivencias culturales únicas. Somos pioneros en visitas privadas a monumentos históricos y museos el Prado o el Guggenheim, de la mano de Luis Malibrán o Javier Sierra que hacen que nuestra oferta vaya más allá de la idea de destino como incentivo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Cinco Días

image beaconimage beaconimage beacon