Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Villar Mir está dispuesto a entrar en Repsol como parte del núcleo duro

Expansión.com Expansión.com 05/05/2014 Miguel Ángel Patiño
Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL © Unidad Editorial, S.A. Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL

El empresario Juan Miguel Villar Mir, presidente y accionista de control de OHL, se ha ofrecido a entrar en el capital de Repsol como socio estable y así consolidar un nuevo núcleo duro de accionistas, que mantenga la españolidad del grupo.

Villar Mir está dispuesto a tomar una participación significativa en Repsol siempre de acuerdo con los actuales primeros accionistas, en especial La Caixa, que tiene el 12%. Le siguen Sacyr y el grupo mexicano Pemex, con cerca del 9,4% cada uno, y el fondo estatal de Singapur Temasek, que tiene el 6,3%.

Villar Mir, además de tener una excelente relación con La Caixa, con la que ya ha protagonizado otros movimientos de reordenación de la cartera industrial de esta entidad, como en el caso de Abertis, tiene buenas relaciones con Pemex, y los gobiernos mexicano y español. Aun no hay una decisión tomada, pero para tener derecho a un miembro del consejo, y considerando que en Repsol hay un tope estatutario de 16 consejeros, un accionista debería tener al menos una participación de entorno al 5%-6% para poderse sentar en ese órgano de gestión, que a precios actuales, estaría valorada en más de 1.300 millones de euros.

Redefinición accionarial

La disposición de Villar Mir se produce en un momento muy relevante para definir el futuro accionarial de Repsol. Pemex, socio histórico de la petrolera española, estudia seriamente la posibilidad de salir de Repsol tras 30 años en el capital, por los crecientes desacuerdos con la gestión de la empresa, a cuyo frente está Antonio Brufau. De hecho, Pemex habría empezado ya a aplicar sus planes de salida y habría encargado a Crédit Agricole la venta de su paquete del 9,4% en la petrolera, según informa elConfidencial.com.

El último episodio en una pelea que ya parece irreversible ocurrió la semana pasada, con el nombramiento de Josu Jon Imaz como consejero delegado de Repsol, a propuesta de Brufau. Pemex, el gigante estatal de México, considera que ese nombramiento, además de una sorpresa que conoció poco antes del consejo, supone un blindaje para Brufau. Repsol reconoció el sábado que el nombramiento de Imaz se produjo a propuesta de Brufau y que en él participaron "activamente sus vicepresidentes, La Caixa y Sacyr", sin mencionar a Pemex.

Este grupo podría acelerar su marcha de Repsol y abrir un conflicto institucional. La trifulca entre Repsol y Pemex se produce a un mes de la visita oficial a España del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. Sacyr, por su parte, tiene que renegociar antes de diciembre de este año los créditos ligados a esta participación. En diciembre de 2011, ya tuvo que vender un 10% para bajar la deuda y refinanciar los préstamos.

Según fuentes empresariales, Villar Mir está dispuesto a comprar un paquete de Repsol procedente de parte de lo que pueda vender Pemex o cualquier otro accionista, incluyendo La Caixa. Por presiones de la regulación bancaria, la entidad, ya transformada en banco, debe ir desinvirtiendo en participaciones empresariales. Además de la posibilidad de traspasar una parte de su participación en Gas Natural, también estudia si en los próximos meses se desprende de parte de su paquete de Repsol. En la petrolera, La Caixa ya ha iniciado, de hecho, lo que podría considerarse un proceso más o menos lento de salida.

Desde hace un año, la entidad viene cobrando los dividendos de Repsol en efectivo, en lugar de en acciones, lo que ha provocado que su participación, que llegó al 15% cuando Brufau accedió a la presidencia en 2004, a propuesta de la entidad catalana, se haya diluido hasta el 12%. Además, durante el pasado mes de noviembre emitió bonos canjeables por acciones de Repsol a tres años que afectaban a un 2,5% de su participación.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Expansión

image beaconimage beaconimage beacon