Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Volkswagen adjudica el nuevo modelo de Seat a una fábrica checa

EL PAÍS EL PAÍS 06/06/2014 Clara Blanchar

Fin del culebrón. El grupo Volkswagen ha adjudicado la fabricación del modelo híbrido entre turismo y todoterreno (SUV) de Seat a la planta checa de la firma Skoda de Kvasiny. El consorcio alemán al que pertenece la marca española ha justificado la decisión porque la planta checa tiene unos costes laborales menores. El presidente de la firma española, Jürgen Stackmann ha elegido una entrevista para la agencia Bloomberg para revelar la noticia. El máximo ejecutivo de Seat no cuantifica la diferencia de costes laborales entre la planta de la República Checa y la española, pero la información de la agencia sí subraya que los costes laborales en la industria del automóvil fueron en 2013 de 11,5 euros por hora en la República Checa, de 26,6 en España y de 48,4 en Alemania.

Stackmann dio la sorpresa hace dos meses cuando en los últimos minutos de la presentación de los resultados de 2013 anunció que Volkswagen había adjudicado un modelo SUV que compartirán la marca española y la checa y que se lanzará en 2016. Era una buena noticia, pero solo en parte. Para ser completa, faltaba que la fabricación se adjudicara a Martorell, donde se ha diseñado el coche. El grupo Volkswagen tiene 12 marcas y 68 plantas en Europa. Una de las cuestiones que subraya en la entrevista a Bloomberg el presidente de Seat es que la fábrica checa tiene más espacio para producir que Martorell.

El presidente del comité de empresa de la planta catalana califica de error estratégico la decisión

El presidente del comité de empresa de la marca española, Matías Carnero (UGT) ha calificado hoy de "error estratégico" la adjudicación del SUV a la planta checa. "Desde la fabricación del Audi Q3 en Martorell para todo el mundo hemos demostrado que somos capaces y que pese a los costes laborales y logísticos nuestra productividad es mayor", ha dicho Carnero. También ha reprochado al consorcio y que haya tomado la decisión al margen de la planta española. "Nos parece grave que no hayamos podido optar a fabricar el modelo, aquí no se nos ha dado la oportunidad de negociar", ha manifestado.

La planta checa que finalmente fabricará el nuevo modelo compartido --donde se producen modelos como el Superb, el Yeti o el Roomster -- sí ha negociado en los últimos meses medidas de flexibilidad y sus trabajadores han aceptado rebajas en sus condiciones laborales y de trabajo, explica Carnero. Además se han realizado obras de adecuación en las líneas de producción en la planta, unos cambios que hubieran sido necesarios en Martorell desde hace meses, porque el lanzamiento del coche está previsto para 2016.

La preocupación ahora en Martorell, también expresada hoy por el sindicato CC OO, es "el plan industrial de futuro" en una planta que trabaja al 75%-80%de su capacidad, con tres turnos en la línea del León, tres en la del Q3 pero solo dos en la del Ibiza y el Altea, un modelo sobre el que Carnero afirma que "hay nubarrones". Fuentes de la firma española responden que este año la producción en la fábrica creció un 10,9% en el primer trimestre y que este año emplea a 500 trabajadores temporales incluso algunos fines de semana. Es la planta que más produce en España y cerró 2013 con la mayor producción desde 2008. El consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, ha valorado que la noticia del SUV es "agridulce". "Forma parte de la pertenencia a un mundo globalizado, que tiene ventajas e inconvenientes", ha manifestado, pero ha aclarado que la planta de Martorell está contratando personal, que su su viabilidad está garantizada y que las ventas de Seat crecen.

Stackmann subraya en la entrevista la buena marcha de las ventas de los modelos Seat y explica que la dirección "valora dos opciones, tanto desarrollar nuevas familias de los modelos de Seat existentes como atraer la producción de otros modelos". En España el consorcio alemán tiene también fábrica en Pamplona, que fabrica el Volkswagen Polo para todo el mundo. Suman 22.000 empleados y en total produjeron 680.000 coches en 2013. Martorell fabricó 390.000, de los cuales 104.3500 fueron el modelo Q3 de Audi.

La decisión de Volkswagen es la mala noticia para un sector, el de los fabricantes españoles de automóviles que este año prevé incrementar la producción de 2,2 unidades del año pasado a 2,4, según la patronal Anfac. Entre empleo directo e indirecto, en España la industria automovilística emplea al 8,1% de la población activa; supone el 17% de las exportaciones totales y el 10% del PIB (el 6,7% si hablamos solo de fabricación).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon