Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Volkswagen no estaba sola: Fiat Chrysler usó un 'software' para trucar sus coches

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 12/01/2017 Teknautas

Primero fue Volkswagen y ahora le llega el turno a Fiat Chrysler. Un informe de la EPA, la Agencia de Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos, acusa al fabricante de haber hecho trampas para que algunos de sus vehículos (los Dodge Ram 1500 de 2014 y 2016 y los Jeep Grand Cherokee con motor diésel 3.0) pasaran las pruebas de emisiones. El fabricante asegura que la acusación es falsa y que el 'software' de sus vehículos cumple con la legislación vigente.

Según el informe de la EPA, el problema afecta a cerca de 104.000 vehículos que "siguen siendo seguros y cuya conducción es legal", en palabras de Janet McCabe, una de las responsables de la agencia. McCabe también ha recordado que los dueños de los vehículos no deben tomar medidas por el momento. El 'software' que está bajo sospecha permite que los coches afectados puedan emitir más óxido de nitrógeno del permitido por las leyes federales de Estados Unidos y se ha descubierto después de que la EPA haya puesto en marcha una investigación para esclarecer si había más casos similares a los de Volkswagen.

Fiat Chrysler se ha defendido alegando que todos los fabricantes utilizan diversas estrategias para reducir las emisiones de sus coches a la vez que se aseguran de que el rendimiento y la durabilidad de los motores no se ven perjudicados. Según el fabricante, esas medidas no han interferido en ningún momento con los límites que sus vehículos no deben superar.

Los Grand Cherokee con motor diésel de 3.0 litros se encuentran en el ojo del huracán. © Proporcionado por El Confidencial Los Grand Cherokee con motor diésel de 3.0 litros se encuentran en el ojo del huracán.

"No informar de un 'software' que afecta a las emisiones de un vehículo es una violación muy seria de la ley, que puede contaminar el aire que respiramos", ha expresado Cynthia Giles, una de las responsables de la oficina encargada de que se cumplan las leyes que regula la Agencia. Y ha lanzado un aviso a otros nombres del sector de la automoción: todos serán escrutados para saber si han falseado sus cifras. "Seguimos investigando el impacto de estos dispositivos. Todos los fabricantes deben jugar con las mismas reglas y vamos a perseguir a todas aquellas compañías que se aprovechen de una ventaja obtenida de forma injusta e ilegal".

Fiat asegura que va a trabajar con la administración de Trump para asegurarse de que sus vehículos cumplen con la normativa de la EPA y de que sus motores diésel siguen al pie de la letra todas las leyes vigentes. La noticia no ha sentado bien a las acciones de Fiat Chrysler en bolsa, que han perdido un 13%.

El informe de la EPA es similar al proceso que puso en marcha cuando el escándalo de Volkswagen salió a la luz. El fraude salió caro al fabricante alemán, que precisamente ayer llegó a un acuerdo con las autoridades federales para pagar una multa de 4.000 millones de dólares por el escándalo de las emisiones.

El Dodge Ram es uno de los vehículos afectados, según el informe de la EPA. (Reuters) © Reuters El Dodge Ram es uno de los vehículos afectados, según el informe de la EPA. (Reuters)
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon