Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

VW no podría afrontar indemnizaciones como las de EE. UU.

dw.com dw.com 03/07/2016
Matthias Müller, CEO de Volkswagen. © 2016 DW.COM, Deutsche Welle Matthias Müller, CEO de Volkswagen.

En una entrevista publicada por el Welt am Sonntag, el CEO de la compañía asegura que en ese país los límites de emisiones son notablemente más estrictos que en Europa.

El director ejecutivo de la automotriz alemana Volkswagen (VW), Matthias Müller, alertó de las drásticas consecuencias que tendría la empresa si se viera obligada a indemnizar a los clientes en Europa como a los de Estados Unidos, en unas declaraciones publicadas hoy (03.07.2016) en el dominical Welt am Sonntag.

Según el sucesor de Martin WInterkorn, quien se vio obligado a dimitir tras destaparse el escándalo de la manipulación de los motores diésel de unos 11 millones de autos en todo el mundo, 8,5 millones de ellos en Europa, VW ha reservado 16.200 millones de euros hasta ahora para solucionar la crisis y sigue teniendo unas finanzas sólidas.

"Sin embargo, no hay que ser un matemático para saber que un pago de indemnizaciones (de este tipo) desbordaría a VW", explicó el ejecutivo.

La semana pasada, la mayor empresa automotriz de Europa llegó a un acuerdo con las autoridades de Estados Unidos y los demandantes que tendrá un coste de hasta 15.000 millones de euros para el grupo alemán.

El paquete correspondiente prevé recomprar los vehículos, y el pago de indemnizaciones y multas. Los clientes de VW en Estados Unidos recibirán al menos 5.100 dólares (4.600 euros) en concepto de indemnización. Asimismo, los dueños de los vehículos podrán decidir si prefieren que VW les recompre el coche o que lo arregle.

En Estados Unidos existen cerca de 500.000 automóviles afectados por el escándalo de la manipulación, de un total de once millones, de los cuales 2,4 millones se encuentran en Alemania. El escándalo sumió a VW en una grave crisis y en 2015 registró las mayores pérdidas de su historia.

En la entrevista, Müller rechazó de nuevo una indemnización como la de Estados Unidos y recordó que en ese país los límites de emisiones son notablemente más estrictos, lo que complica modificar los coches para que cumplan con ellos.

JC (dpa, Reuters)





Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Deutsche Welle

image beaconimage beaconimage beacon