Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Y en España... cancelaciones y resbalones

EL PAÍS EL PAÍS 14/06/2014 Roger Salas

"Un Réquiem sin coro... es como un potaje sin garbanzos". Manuel Moreno, espectador habitual del Coro Nacional, abandonaba disgustado el Auditorio madrileño. La huelga convocada por los cantantes por los conflictos laborales con el INAEM ha dejado a la formación en cuadro: solo 12 personas de 78 han aceptado cantar hoy, y pese a eso la dirección ha decidido continuar con el último concierto de la temporada, con el Réquiem de Verdi como protagonista. El resto de sus integrantes esperaban fuera, ataviados para el escenario, en silencio, protestando por la falta de reposición de plazas en el coro.

Al comenzar el concierto, los asistentes, que ocupaban la mayor parte de las localidades, han sido advertidos de la huelga y se les ha ofrecido un reembolso del dinero de las entradas si deseaban abandonar el concierto. Según los sindicatos, solo un 20% del auditorio ha permanecido en su asiento, según la organización (que aún no baraja datos oficiales) lo ha hecho en torno a un 50%.

El conflicto radica en la falta de cantantes para llevar a cabo el repertorio, según los trabajadores del Coro Nacional. La formación según que el mínimo de integrantes necesarios para alcanzar una calidad aceptable es de un centenar. En sus inicios, el conjunto contaba con 120 miembros, y los sindicatos advierten de que si los planes de la Administración siguen en marcha, en septiembre podrían ser solo 67. "No es justo que el espectador pague la misma entrada por menos calidad. Esto hace que el coro esté totalmente desequilibrado", explica Javier Figueroa, miembro de UGT y presidente del comité de empresa del INAEM.

El director del organismo, Miguel Ángel Recio, sostiene que es el Ministerio de Hacienda, y no Cultura, quien establece los cupos de contratación, y que estos han intentado ajustarse lo mejor posible a la programación. “Ya se está ayudando a que haya el número de personas necesarias, pero hay que sentarse a ver de cuántos trabajadores estamos hablando”, ha explicado el director. Recio ha criticado la actitud de los sindicatos y ha asegurado que él está dispuesto a fijar un calendario de conversaciones siempre y cuando se desconvoque la huelga. Figueroa, por su parte, asegura que el pasado miércoles tuvo lugar una reunión con el director del organismo, Miguel Ángel Recio, que culpó a Hacienda de impedir la reposición de plazas (abandonadas por jubilación o falta de renovación) que ha mermado el coro en un 38% en diez años.

Los paros, convocados hace dos semanas, continuarán hasta el domingo con la misma premisa: antes de cada función el director musical valorará si el concierto puede desarrollarse y se advertirá al público de la situación. La huelga puede retomarse en septiembre, aseguran los sindicatos, si el conflicto no se soluciona. La concentración de los integrantes del coro ha finalizado con el aplauso de una veintena de espectadores. Rosana Díaz, una de ellos, apoyaba la movilización: "No pasa nada si no hay concierto. Hay cosas más importantes".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de EL PAÍS

image beaconimage beaconimage beacon