Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Zidane: "Para Bale, marcar un gol así es la hostia"

Logotipo de El Mundo El Mundo 26/09/2017 JAIME RODRÍGUEZ

Un par de cervezas se cayeron del golpe cuando Cristiano marcó el tercero. Los vips de los palcos se rindieron entonces, enfados por la derrota, dando cuatro voces, apurando el trago y tirando para la calle. Dentro, en los últimos minutos, se escuchaba bien a los 2.000 madridistas, algunos de España y muchos de la misma Alemania y también de Polonia o Hungría. La victoria merecía el festejo por la forma, el fondo y el escenario.

Jugaron bien los blancos, aguantaron cuando había que hacerlo y recuperaron la puntería. Hicieron tres goles a un equipo que en la Bundesliga sólo había encajado uno en seis jornadas. Y su centro del campo volvió a demostrar que seguramente no tenga parangón en el fútbol actual. Cuando Casemiro, Kroos, Modric e Isco carburan, el Madrid resulta difícil de detener. CR además hizo otro doblete, tras sus dos tantos al Apoel, para ahogar la sed liguera (¡14 lleva en los siete últimos partidos de la Champions!).

© Proporcionado por elmundo.es

El resultado y el triunfo del Tottenham en Nicosia impulsan a ambos hacia los octavos, con el Borussia sin puntos en estos momentos. El Madrid se jugará en los dos próximos choques contra los ingleses -primero en el Bernabéu y después en Wembley- la primera plaza del grupo. Florentino Pérez, que aterrizó el martes por la mañana para acompañar al equipo, salía a medianoche del Signal Iduna Park tan contento. Necesitaban sus chicos una función notable, un grito para espantar dudas. En la Liga le tocará escalar, pero en la Champions ya ha metido la directa hacia la siguiente fase.

Otro gran escenario conquistado por Zidane

«Supimos interpretar el partido muy bien», aplaudió Zinedine Zidane, orgulloso de la conquista. Todos sabían que era la primera vez para el club, y eso les motivaba. «Ha sido importante porque es un campo difícil», decía tras revelar que había estudiado a fondo al Borussia, un rival valiente. «Presionamos bien y nuestra posesión fue fenomenal. Eso ha sido la clave. Luego a la contra también estuvimos muy bien», repasaba el francés, que suma con la victoria de este martes otro renglón en su historial como entrenador. Ha ganado en el Camp Nou, en Múnich, en el Calderón y ahora en Dortmund. «Intentaremos hacerlo igual en la Liga», comentó sobre el paso cambiado en el campeonato doméstico y esas dos caras de los suyos en los últimos dos meses: letales cuando hay oro delante y espesos en el Bernabéu ante rivales más modestos.

A Zidane le gustó ver que Cristiano y Bale recuperaban la conexión, tres goles para la pareja, que combinó bien en el segundo. El galés acabó en el suelo con el gemelo subido por el esfuerzo. Se retiró cojeando pero su entrenador garantizó que era poca cosa. En teoría, el domingo debería estar ante el Espanyol. ZZ fue contundente a la hora de explicar qué significaba el 0-1 para su delantero. «Para Gareth, marcar un gol así es la hostia». Sergio Ramos, a pie de campo, preguntado por Susana Guasch, ensalzó el papel de su equipo. «Ha dado la cara desde el primer minuto, con la personalidad que se necesita para sacar adelante este tipo de partidos». Al capitán se le reclamó un penalti con 0-0. La pelota le dio en el mano. «Fue totalmente involuntaria», se defendió. No lo vio así el técnico del Dortmund, quejoso con el árbitro: «No estuvo al nivel. Fue una mano clara. Con el VAR hubiera sido penalti». Peter Bosz, al mismo tiempo, reconoció la superioridad del Madrid. «Tengo que ser sincero. Han sido mejores y la victoria fue justa para ellos».

Leer

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Mundo

image beaconimage beaconimage beacon