Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dilbar, el yate más grande del mundo, una atracción turística en Barcelona

Logotipo de Vanitatis Vanitatis 06/03/2018 Silvia Taulés

No se puede decir lo mismo de todos los yates: tiene una entrada propia en Wikipedia. Pero si lo vieran en vivo, sabrían por qué. El Dilbar, el yate más grande del mundo -según tonelaje-, fondea en el Puerto de Barcelona y es una atracción turística más. Es difícil no sacar el móvil y hacerle una foto a un barco de 156 metros de eslora. Su propietario es un magnate ruso, Alisher Usmánov, de origen uzbeko, el número 73 en la lista de Forbes.

La 'barca' costó 545 millones de euros y el día de su inauguración, en 2016, se convirtió en una acontecimiento de primer orden mundial. Usmánov invitó -contrató sería más exacto- a sus ídolos y el espectáculo apareció en la prensa internacional.

El yate Dilbar, el más grande del mundo, en Barcelona. (S.T.) © Proporcionado por Vanitatis El yate Dilbar, el más grande del mundo, en Barcelona. (S.T.)

Hablamos, pues, del yate más grande y más caro del mundo, por tonelaje, y el cuarto por longitud (156 metros de eslora, 23 de ancho y 30 de altura, con 80 miembros de tripulación). Los marineros que trabajan en el Dilbar, que así se llama en homenaje a la madre del propietario, son jóvenes que se mueven en patinete por el puerto de Barcelona, escenario en los últimos años del lujo ​más descarado.

Desde que la Marina del Port Vell se inaugurara, los barcos más grandes y elitistas del mundo han escogido este enclave para pasar sus temporadas de descanso. Es el caso del Dilbar, que no es la primera vez que atraca en Barcelona. Ya lo hizo en 2016 y en 2017, y parece que así seguirá siendo.

Aunque su andadura empezó en Cerdeña, entre Cala di Volpe y Romazzino, delante de la gran mansión que el magnate tiene en la zona. La primera botadura de la nave fue, como apuntábamos, a bombo y platillo, con una fiesta que duró todo un fin de semana en la que hubo hasta fuegos artificiales. Entre los invitados, caras conocidas como la de Robbie Williams, Andrea Bocelli,Charles Aznavour(quien actúa en abril en el Liceo de Barcelona) y Carla Bruni. Incluso se pudo ver al viceprimer ministro de Rusia, Igor Shuvalov.

El yate Dilbar en Barcelona. (S.T) © Proporcionado por Vanitatis El yate Dilbar en Barcelona. (S.T)

Su presencia en Barcelona no es casual. Por sus tremendas dimensiones, el Dilbar no puede atracar en Porto Cervo, en la citada costa Esmeralda, por lo que ha tenido que buscar un lugar más adaptado a su tamaño.

La competición millonaria de los magnates no se ciñe solo a sus cuentas bancarias. En su afán por demostrar su poder económico, los millonarios del mundo se hacen construir enormes yates.

Dilbar es el más grande por su tonelaje pero tiene competidores en longitud. Roman Abramóvich posee uno de los más famosos, el Eclipse, 162,5 metros, el segundo del mundo en longitud. El primer puesto, con 180 metros, es el del príncipe Al Walid bin Talal, el hombre más rico de Arabia Saudí, con un patrimonio de 27.000 millones de dólares, según Forbes.

El yate Dilbar, que costó 454 millones de euros, en Barcelona. (S.T) © Proporcionado por Vanitatis El yate Dilbar, que costó 454 millones de euros, en Barcelona. (S.T) © Externa
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Vanitatis

image beaconimage beaconimage beacon