Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Todos los agentes del sector turístico claman contra TUI: "En España no sobran turistas"

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 13/08/2017 Agustín Rivera. Málaga
Playa de El Postiguet, en la Comunidad Valenciana, repleta de sombrillas. (EFE) © EFE Playa de El Postiguet, en la Comunidad Valenciana, repleta de sombrillas. (EFE)

Playas abarrotadas, atascos en las autovías del Mediterráneo, bares y restaurantes donde es imposible conseguir una mesa libre en hora punta. Esta situación es un hecho en la temporada alta turística de 2017. Pero ¿también en mayo, incluso septiembre u octubre y no digamos nada en otros meses del año? La consigna del sector no deja lugar a dudas: en España no sobra ningún turista.

La frase la repiten, con explicaciones más detalladas y en profundidad, propietarios de grupos turísticos, altos directivos, representantes sindicales y políticos con los que ha contactado El Confidencial. En plena polémica veraniega sobre los brotes de turismofobia, el intenso proceso de turistificación y el auge de las plataformas de alquiler de viviendas turísticas, el sector ofrece sus argumentos a este diario tras las declaraciones del presidente de TUI, el mayor turoperador europeo, de que ya está “bastante llena de turistas”.

Gabriel Escarrer, vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels International, prefiere no hablar de turismofobia, sino de debate sobre si hay o no saturación de turistas. “El número de visitantes ha crecido exponencialmente en los últimos años a pesar de que el número de plazas hoteleras se ha mantenido prácticamente inalterado. La saturación, que es cierto que ocurre en muchos destinos, es atribuible a modelos de negocio como el alquiler turístico o los cruceros, que muchas veces se desarrollan sin control o planificación alguna. Concretamente, las plataformas de alquiler turístico representan el mayor y más vertiginoso incremento de la oferta turística jamás visto en nuestro país”.

Según Escarrer, se produce un modelo de desarrollo “desequilibrado” que genera “tensiones” en los destinos que nunca antes “se habían visto, incluyendo campañas de grupos radicales que quieren aprovechar el descontento ciudadano”. Es el caso de las campañas en Cataluña con el grupo de Arran.

Oferta controlada y regulada

¿La solución? El primer directivo de Meliá cree que no se pueden poner barreras a los turistas. “La oferta tiene que ser controlada y regulada con una planificación adecuada que marque unos estándares de calidad y precio que apoyen un modelo en el que se prime la calidad sobre la cantidad”. En el sector se le ha concedido siempre más importancia al número de visitantes que a la rentabilidad. “Hace falta un modelo de desarrollo turístico equilibrado y sostenible”.

Gonzalo Fuentes es el secretario federal de Política Institucional de la Federación de Servicios de Comisiones Obreras. “Los turistas nunca sobran, no sobra ninguno, por supuesto. Puede ser que en julio y agosto no haya más hueco. Vamos batiendo récord tras récord, pero lo fundamental es crecer los días de estancia hotelera para aumentar el incremento de gasto y el consumo. Los 12 meses del año debe haber turistas y no solo en épocas concretas”, señala Fuentes.

“El problema de la desafección al turismo y la turismofobia se debe a que las grandes cifras de beneficio se las queda el empresario y ese dinero no llega ni al bolsillo de los ciudadanos ni al de los trabajadores de la hostelería. Y Rajoy se hace fotos con los responsables de Hotusa, la empresa que más externaliza sus servicios para saltarse el convenio, como ya denunciamos”, explica el representante de Comisiones Obreras.

Según Fuentes, hace falta “un gran pacto” por el empleo de calidad y “salarios decentes”. Sobre los actos vandálicos contra el turismo argumenta que el Gobierno “no puede ponerse de perfil y echar el muerto de la regulación de las viviendas turísticas a las comunidades autónomas. El modelo ya es insostenible. Y lo que ha sido siempre el maná no puede convertirse en un problema grave para los ciudadanos”.

Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, no tiene ninguna duda: “¡Cómo van a sobrar turistas! No sobran en ningún sitio. Todo el mundo está en la calle y consume. En España tenemos la riqueza más importante, el turismo, y no hay que demonizarlo. Lo que sí es verdad es que a lo mejor hay cosas que no estamos haciendo y no damos la atención adecuada”.

Un joven carga su maleta frente a una pancarta contra los pisos de alquiler turístico. (Reuters) © Proporcionado por El Confidencial Un joven carga su maleta frente a una pancarta contra los pisos de alquiler turístico. (Reuters)

Miguel Sánchez es el dueño de MS Hoteles, con siete establecimientos en Andalucía. Sánchez también es presidente del Consejo de Turismo de la CEA (Confederación Empresarial de Andalucía). “Lo que tenemos que hacer es controlar la oferta. Dentro de diez días seguro que sobrarán camas por todas partes”, vaticina. “Sufrimos un fenómeno de camas ilegales y los crecimientos hay que controlarlos muy bien. No todas las zonas turísticas españolas tienen los mismos problemas”.

"Un invento de Ada Colau"

Hay partidos políticos como el PP que han aprovechado la coyuntura ‘turismofóbica’ para sacar la bandera. Elías Bendodo, presidente del PP de Málaga, se reunió el viernes con alcaldes de municipios turísticos de la Costa del Sol para arremeter contra la alcaldesa de Barcelona. “La mal llamada turismofobia ha sido un invento de Podemos, de Ada Colau, de sus amigos radicales independentistas. Y digo mal llamada porque la turismofobia no es otra cosa que vandalismo. Y quienes la practican son vándalos, gamberros, irresponsables. Cafres”.

Según Bendodo, “no sobran turistas, sobran los políticos que siembran el odio”. Y los palos no solo van dirigidos contra Podemos y sus confluencias, sino también contra los vaivenes del PSOE en materia turística, que, si bien ha mostrado su rechazo a la turismofobia de una manera clara, en una entrevista concedida a El Mundo por su presidenta, Cristina Narbona, esta señaló: “Nuestras ciudades no están preparadas para que la población se multiplique por 100 en un periodo determinado del año”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. (EFE) © Proporcionado por El Confidencial La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, junto al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. (EFE)

El también presidente de la Diputación Provincial de Málaga cuantificó que este verano la Costa del Sol batirá el récord de ingresos por turismo: 7.100 millones de euros solo entre junio y septiembre. “En todo el año 2017 nuestra previsión es que superaremos los 11.600 millones de ingresos por la actividad turística”, dijo Bendodo.

José Luis Zoreda, vicepresidente de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur), resalta al principio de la conversación telefónica mantenida con este diario la importancia de que los medios de comunicación hayan tomado “la bandera a favor del turismo, antes incluso que el Gobierno. Echábamos de menos mayor contundencia en las administraciones”.

Tras dejar este punto claro, matiza las declaraciones del presidente de TUI. “Lo que quería expresar es su interés en que España baje los precios. Por eso dijo que se podrían buscar otros destinos alternativos. En definitiva, lo que pide es que España venda más barato. Indirectamente lo que quiere es alertarnos de que podemos morir de éxito y podrían empezar a enviar turistas a otros destinos, pero estamos confiados a pesar de los incidentes contra el sector”.

A Zoreda no le gusta el término turismofobia. Prefiere el de contestación social y lo achaca a varias razones. Una de ellas es que entre 14 y 16 millones de turistas extranjeros que han visitado España en términos acumulados en los últimos años, tras la la Primavera Árabe, son “de prestado”. “No es la propia demanda de nuestro país”. El descontrolado crecimiento irregular de las viviendas de uso turístico. Otra vez la demanda. “Hay tanta, que a este ritmo, no se va a notar la competencia desleal en los próximos dos años".

"Tenemos mucho turismo de prestado"

Eso sí, el alquiler turísticodesplaza al vecino tradicional, que no se puede comprar un piso por el precio tan elevado y no tiene a mano tiendas de proximidad. "Eso es el germen de la turismofobia. Se junta la llegada masiva de visitantes con el precio de la vivienda descontrolado. Eso fastidia a una parte de la ciudadanía y además desaparecen las tiendas de barrio convertidas en tiendas de souvenir o en bares o restaurantes. El ruido de las zona céntricas se hace imposible y se altera el ritmo de vida”. Hablamos de la gentifricación.

Zoreda apunta una clave: “No traspasar las líneas rojas que supondría perder la complicidad y la empatía con el turista. Si el visitante ve una pintada, como yo vi hace unos meses en el centro de Palma de ‘Tourist go home!’, se le traslada un mensaje de que la ciudadanía no le quiere. Y una de las bases de España, su estilo de vida, alegría y amabilidad, no se puede perder por cuatro exaltados”. Y advierte el vicepresidente ejecutivo de Exceltur: “Cuidado porque esa situación se puede revertir en cualquier momento...".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon