Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El robot que eliminará miles de empleos en la comida rápida: puede cocinar 400 hamburguesas cada hora

Logotipo de El Economista El Economista 19/06/2017 elEconomista.es
Hamburguesa cocinada por el robot de Momentum Machines. Momentum Machines. © elEconomista.es Hamburguesa cocinada por el robot de Momentum Machines. Momentum Machines.

En EEUU se está dando un doble fenómeno en torno a la comida rápida: los trabajadores de las grandes cadenas están exigiendo una mejor retribución por su trabajo, al tiempo que los gustos de los clientes están cambiando y prefieren las llamadas better burgers -hamburguesas con carne fresca que se hacen en el momento-.

Ahora, Momentum Machines, una compañía basada en San Francisco, ha ideado un robot capaz de hacer frente a la demanda creciente de este tipo de restaurantes, a la vez que acabaría con la mano de obra, ya que sería capaz de hacer 400 hamburguesas cada hora.

A diferencia de Flippy, el robot cocinero que sería de asistente en la cocina, la máquina de Momentum Machines es una auténtica cadena de producción basada en inteligencia artificial y que puede desde cocinar la carne hasta cortar y elegir los ingredientes deseados por el cliente pasando por untar el pan el ketchup o mostaza.

La máquina no es completamente autónoma, sino que necesita a un humano que vaya reponiendo el producto. Su método para funcionar es una línea de montaje de hamburguesas en la que la carne se cocina en una plancha en movimiento, cuando el punto de la carne está se introduce entre el pan y los vegetales. Finalmente se desliza el pedido hasta una bolsa de papel en la que se servirá al cliente.

Más allá de la posibilidad de hacer 400 hamburguesas a la hora, la compañía argumenta que sus puntos fuertes del robot son la fácil recarga de los ingredientes así como su sencilla limpieza, al tiempo que los pedidos pueden ser configurables en base a módulos, con lo que se podrán personalizar las hamburguesas.

Más allá de éstas comodidades para el restaurante, el interés principal de la máquina es la rentabilidad. Se estima que un robot de este tipo costaría al restaurante entre 25.000 y 35.000 dólares, lo que sería fácil de amortizar si cuenta con una serie de mejoras en el futuro y personalizaciones. 

Precisamente, Edward H. Rensi, el ex presidente ejecutivo de McDonald's, aseguró el pasado mayo que "saldría más barato comprar un brazo robótico de 35.000 dólares que pagar 15 dólares la hora a un trabajador ineficiente que se dedica a embolsar patatas fritas".

De momento la idea ha atraído a los inversores que han respaldado a la compañía con más de 18 millones de dólares en dos rondas, la última cerrada en junio de este mismo año.

El próximo paso de Momentum Machines será establecer este particular robot en un un restaurante de la Bahía de San Francisco para demostrar el potencial que tiene en un campo de actuación real.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon