Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El primer dibujo de la ‘humanidad’ tiene al menos 73.000 años

Logotipo de El Independiente El Independiente 12/09/2018 Mario Viciosa
La considerada primera pintura simbólica del 'Homo sapiens' © Proporcionado por Park Row Digital, S.L La considerada primera pintura simbólica del 'Homo sapiens'

Entre sus descubridores se habla jocosamente del “hashtag más antiguo”. Nueve líneas, cuatro de las cuales parecen una almohadilla (#). Pero ese trending-topic prehistórico deshace el rompecabezas de la historia de la pintura abstracta. El Homo sapiens colonizó Europa hace unos 40.000 años. Hasta ahora se pensaba que es entonces cuando empezó a pintar símbolos. En los últimos tiempos, una serie de focas retratadas en las paredes de la Cueva de Nerja (Málaga), con más de 42.000 años, se han considerado las más antiguas representaciones pictóricas, pero no eran de sapiens, sino de neandertales, junto con otras de entre 33.000 y 38.000 años de uros (toros prehistóricos) en el sur de Francia. El descubrimiento de más piezas arqueológicas esa fecha se va desplazando más y más atrás en el tiempo. Y pone en entredicho la tesis de que las primeras pinturas fueron un invento anterior al humano moderno, si bien con dibujos como este, la propia idea de humano moderno se desdibuja, paradójicamente.

En concreto, los símbolos podrían remontarse hasta los 73.000 años de antigüedad, conforme a un estudio, publicado en Nature, de los restos encontrados en estratos arqueológicos de esa época en Sudáfrica. Un equipo internacional del CNRS francés y la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica) describe el más antiguo dibujo hecho con un pedazo de ocre usado como lápiz. Se pintaron sobre un pequeña roca silícea nueve líneas finas siguiendo un patrón: ¿querían decir algo?

“Significa que los humanos modernos que vivían en el sur de África hace 73.000 años tenían una cultura material compleja”, explica el coautor del estudio Francesco D’Errico a El Independiente. “Usaban ornamentos hechos de conchas marinas, cubiertos con ocre rojo, la producción de herramientas de hueso, el calentamiento de roca para producir refinamientos de piedra y la producción de grabados sobre piezas de ocre y dibujos hechos con lápices de ocre. Esto es lo que estaba pasando allí en ese momento. No tiene implicaciones sobre lo que 13.000 km más allá, en Europa, los neeandertales estaban haciendo”, explica, dejando claro que esta publicación no implica que los primeros productores de imágenes fueran necesariamente Homo sapiens.

En este sentido el investigador español Juan M. Vicent, del CSIC, sosiene que lo intersante del hallazgo no es tanto si estamos ante la primera pintura conocida hecha por el humano anatómicamente moderno, puesto que hacer tal división entre sapiens y neandertales “conecta con un demonio racial en la paleontología humana, la idea de que la cultura está directamente vinculada a características genéticas”. Según él, “la aparición de elementos destinados a manajear las relaciones sociales es lo verdaderamente importante de estos hallazgos”.

Nueve rayas de las que no sabremos su signigficado

¿Qué significan estos trazos? Según Vicent, la pregunta no es lo más interesante para la ciencia. “Sería como tratar de intepretar los sueños de otra persona. Podemos contarnos tantas historias como queramos. Es un trozo de pintura cuyo contexto desconocemos. Pero aparecen porque son necesarias”. Lo interesante, según el investigador, es que “los seres primitivos trataban de resolver propblemas con los elementos que tenían a mano. El hecho de que usasen elementos que conocemos ahora como simbólicos denota que tenían problemas que resolver”. Es decir, podemos asegurar que esas rayas no eran un mero elemento decorativo. Seguramente denotaban estatus y marcaban las relaciones sociales, tal y como ocurre con otros elementos encontrados en este e inferiores estratos. Todo ello implica pensamiento simbólico. Pero los investigadores en Sudáfrica tenían que poder demostrarlo.

Lo primero fue probar que había una intencionalidad humana en el dibujo. Reprodujeron las mismas líneas usando varias técnicas: probaron fragmentos de ocre con un punto o un borde y también aplicaron diferentes soluciones acuosas de polvo ocre utilizando cepillos. Usando técnicas de análisis microscópico, químico y tribológico, compararon sus dibujos con el original. Sus hallazgos confirman que las líneas se dibujaron intencionalmente con un implemento ocre puntiagudo sobre una superficie que se alisó primero frotando. Por lo tanto, el patrón constituye el dibujo conocido más antiguo, que precede a las obras más antiguas descubiertas previamente por al menos 30.000 años. Los investigadores no descartan que “existan otras similares en estratos anteriores”, donde sí se han hallado piedras grabadas que podrían tener hasta 100.000 años.

“En Blombos las innovaciones aparecen hacia el año -73.000 en pack“, destaca D’Errico, “lo que refuerza el argumento de que estamos tratando con personas con una cultura comparable a las que conocemos etnográficamente, personas que, como nosotros, piensan simbólicamente y hablan”.

“Antes de este descubrimiento, los arqueólogos paleolíticos creyeron durante mucho tiempo de que los símbolos inequívocos aparecieron por primera vez cuando el Homo sapiens entró en Europa, hace unos 40.000 años, y más tarde sustituyó a los neandertales locales”, añade su colega Christopher Henshilwood, arqueólogo que inició las excavaciones en 1991. “Recientes descubrimientos arqueológicos en África, Europa y Asia, en los que los miembros de nuestro equipo a menudo han participado, respaldan un surgimiento mucho más temprano para la producción y el uso de símbolos”, independientemente de que fueran sapiens o neandertales.

“El concepto de especie en que se basa la división probablemente haya que revisarlo”, recalca Vicent. “Está excluyendo de la plena humanidad a seres que tienen comportamients sociales, creaban tecnología que se adaptaba a la Europa glaciar con enorme éxito adaptativo”.

El estrato arqueológico en el que yacía la escama de silcreto ya había producido muchos otros objetos con marcas simbólicas, incluidos fragmentos de ocre que tienen un grabado con rayitas muy similares. Estos hallazgos demuestran que los primeros Homo sapiens en esta región de África utilizaron diferentes técnicas para producir símbolos similares en diferentes materiales, lo que respalda la hipótesis de que estas marcas cumplían una función representativa. Blombos depara, sin duda, aún más sorpresas. Y aún más antiguas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Independiente

El Independiente
El Independiente
image beaconimage beaconimage beacon