Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La proeza de un mapache atrapado en el rascacielos pone en vilo Twitter

Logotipo de La Vanguardia La Vanguardia 13/06/2018
El mapache trepando por el rascacielos de Minnesota © Image LaVanguardia.com El mapache trepando por el rascacielos de Minnesota

Las malas lenguas dicen que quería darse un atracón de huevos de paloma que reposaban tranquilamente en un nido instalado en un edificio de St. Paul, Minnesota, pero la jugada le salió mal y quedó varado en la Torre UBS, un rascacielos de más de 20 pisos. Esta es la sinopsis de la estresante historia vivida por un mapache este pasado martes y que ha acabado convirtiéndose en uno de los animales más famosos y seguido de las redes sociales en las últimas horas.

El mamífero enmascarado, como si se tratara de Batman, fue visto por primera vez en la cornisa de un edificio de oficinas antes de que saltara, seguramente buscando una salida, a uno de los rascacielos más altos de la ciudad. Para el mapache, esta decisión fue saltar de la sartén para caer en las brasas. Empezó así una odisea de más de 20 horas que fue retransmitida en directo por radios y televisones locales.

Twitter y Facebook sacaron fuego con el hashtag #mprraccoon mientras miles de personas seguían el ascenso del mapache por la fachada del rascacielos, tanto desde la calle como desde las redes sociales. Incluso se creó una cuenta de Twitter del animal. Se da la casualidad de que las ventanas del edificio están cerradas y nadie pudo ayudarlo. Los bomberos también descartaron intervenir porque la operación resultaba demasiado peligrosa.

Así pues, el mamífero no tuvo más remedio que cogérselo con calma, incluso se tomó su tiempo para hacer una siesta en el transcurso de la escalada. Al final, cayó la noche y el mapache, animal nocturno, aprovechó para hacer un sprint final y alcanzar la cima de la montaña de acero y cristal. A las tres de la madrugada, hora local, el ya famoso mamífero pudo descansar tranquilo después de horas sin comer ni beber.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de La Vanguardia

image beaconimage beaconimage beacon