Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Conca 'cambia' de vida: golf, futbolines, ser entrenador...

En julio de 2011, Darío Conca (General Pacheco, Argentina, 1983) desembarcó en el Guangzhou Evergrande provocando un seísmo en el planeta fútbol. El gigante chino colocó al argentino que brillaba en Fluminense entre los mejores pagados del balón. Su talento le llevó a la cima junto a Cristiano y Messi. Conca, que nunca fue internacional con Argentina, firmó por el Guangzhou Evergrande por una cifra de traspaso que entonces fue récord en China: 10 millones de euros. Sin embargo, lo realmente astronómico fue el sueldo que cobró en el país asiático por cada una de las tres temporadas en las que estuvo. Sus emolumentos ascendieron a 10,5 millones por campaña. Una cifra que, en aquel entonces, era superior a lo que percibían la mayoría de cracks europeos y rivalizaba con los sueldos que cobraban Cristiano Ronaldo y Messi. "Fue difícil. Me incomodaba un poco porque sólo se hablaba de lo que cobraba y parecía que no valía lo que hacía en el campo. Daba un poco de vértigo... pero también felicidad por lo que había logrado. Se decía que era el mejor pagado, el tercero... Creo que estaba en el top 10 dependiendo de los ingresos por imagen. Trabajé duro, me entregué al máximo y aproveché la oportunidad", confiesa a MARCA un Conca que a sus 36 años acaba de colgar las botas emprendiendo nuevos proyectos. Me incomodaba un poco porque sólo se hablaba de lo que cobraba. Me daba un poco de vértigo... pero también felicidad por lo que había logrado" Darío Conca, exjugador argentino "Sabía que pararía cuando no fuera feliz. Busco algo diferente. Siempre me gustó jugar al golf. Entreno todos los días durante dos o tres horas y me agradaría competir. Además, a través de la marca 'Minigols' -figuras oficiales de futbolistas y equipos- queremos introducir los futbolines en China. Todavía no tienen esa cultura. Y también me estoy preparando para ser entrenador", asegura. Conca tiene claro su modelo como técnico... siempre con el 10 en el césped: "Me fijo en Simeone. Sus equipos tienen alma, son aguerridos, con ritmo... lindos de ver. Y debemos recuperar en Argentina la figura del enganche. En mis onces nunca faltará". El argentino compitió en Chile, China, EE.UU... y dejó su sello en Brasil. "En 2010, con Fluminense, estaba en mi mejor momento. Estaba listo para ir a la selección... pero no se dio", lamenta un Conca que jugó en Brasil con Romário, Thiago Silva... y Vinícius: "Lo vi por primera vez en el Flamengo cuando entrenó con nosotros. Es inteligente, rápido... Va a ser importante". Palabra de 10.
image beaconimage beaconimage beacon