Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'Batch cooking' de marzo: cocinar una tarde para comer toda la semana

Logotipo de El Comidista El Comidista 09/03/2019 Mònica Escudero
Crema de remolacha y ajo asado y muchos cosas más, en una sola tarde © IÑIGO SOMOVILLA Crema de remolacha y ajo asado y muchos cosas más, en una sola tarde

Nuevo mes, nueva tanda de cocina-una-tarde-para-comer-toda-la-semana, con productos adaptados a la temporada y un montón de consejos para optimizar recursos y comer bueno, bonito y barato. En esta ocasión, además del horno, usaremos los fogones para hacer diferentes tipos de cocciones. Un par de ollas grandes y una cacerola mediana trabajando a la vez nos ayudarán a preparar legumbres estofadas, pasta, arroz integral y todos los acompañamientos necesarios para que las comidas de la semana estén listas en una sola tarde.

Recuerda que cualquier cosa que pueda congelarse y salir perfecta del proceso es perfecta para comerla en la parte final de la semana, así que mejor tomar las verduras frescas -como el brócoli que hemos hervido y salteado- durante los primeros días. Son buenas candidatas a la congelación las cremas de verduras -aunque se les separe la fase sólida y la líquida al descongelarlas se recuperan hirviéndolas durante un minuto-, el pollo y el pescado crudos, que descongelaremos en la nevera de un día para otro o las albóndigas, que estarán perfectas con un golpe de calor. De las cuatro primeras opciones -cremas y untables- prepararemos un poco más de dos raciones por persona: la idea es combinarlas entre ellas para la cena, y que sobre alguna para redondear alguna comida el día que tengamos más hambre.

De todas estas proteínas puedes comprar el doble y tener reservas congeladas: si en lugar de tener cuatro raciones de pescado tienes ocho, tienes otra cena solucionada en dos o tres semanas (con el mismo esfuerzo). Tanto los guisantes como las alcachofas están en plena temporada, pero para la crema no hace falta gastarse en una crema el dinero que cuestan unos frescos: unos congelados de calidad -para que no tengan demasiado hollejo- harán perfectamente la función. Si este post cae en tus manos cuando no hay alcachofas frescas, también puedes usarlas congeladas para la tortilla.

Este modelo de organización semanal no incluye los desayunos, pero puedes dejar algunos de tus básicos preparados en una bandeja dentro de la nevera: yogur, leche con copos de avena para tomar fría o caliente, queso fresco, unas cuantas fresas o frutos rojos, botecitos o bolsitas con frutos secos o frutas de las que se comen fácil -como plátanos, kiwis o las últimas mandarinas de la temporada- pueden ser una bendición si eres de los que se despiertan una hora después de levantarse.

Cenas

  • Crema de guisantes con menta
  • Crema de remolacha asada (con ajo asado y huevo cocido siete minutos)
  • Babaganoush
  • Untable de anacardo con curry y calabaza asada
  • Tortilla de alcachofas + ensalada de tomates cherry y judía verde con vinagreta de encurtidos
  • Pescado azul con ensalada de lombarda y nueces + patata asada

Comidas

  • Alubias estofadas con sepia e hinojo
  • Brócoli y cebolla con refrito de ajo y pimentón con arroz integral
  • Contramuslo de pollo -o tofu duro- marinados en soja + cuscús + judía verde
  • Ensalada de pasta con tomatitos cherry, espinacas crudas, sardinas en aceite y vinagreta de encurtidos
  • Ensalada de lombarda y nueces y patatas asadas con albóndigas de cordero y salsa de yogur

EL PROCEDIMIENTO

  1. El día anterior, poner las alubias en remojo en abundante agua fría.
  2. Tal y como lleguemos de la compra, congelar el pescado ya completamente limpio (si lo hemos comprado fresco).
  3. Hidratar los anacardos en agua fría por lo menos durante un par de horas.
  4. Preparar las albóndigas con 600 g de cordero picado, 50 g de pan mojado en leche, 1 huevo, sal, pimienta y perejil. Bolearlas y hornear con las verduras del siguiente paso, pero solo unos 25 minutos (no tienen que ser demasiado grandes). Pasado este tiempo, las albóndigas estarán listas.
  5. Encender el horno a 180 grados y poner, en dos bandejas, cuatro remolachas, dos cabezas de ajos, dos kilos de patatas, seis berenjenas, la calabaza y las albóndigas. Mirarlo pasado una hora -25 minutos para las albóndigas- y después cada 10 minutos, retirando las verduras a medida que estén listas. Recordad que cada horno es un mundo: si ya le tenéis el truco pillado al vuestro y sabéis que es lentorro, podéis subir un poco la temperatura.
  6. Mientras, pelar y picar seis cebollas, y dorarlas en una olla con un poco de aceite. Pasar una cuarta parte a otra olla, añadir un poco más de aceite y dorar la sepia y el hinojo troceados con 300 g de tomate triturado. Añadir una cabeza de ajos entera abierta por la mitad, las judías remojadas y una hoja de laurel. Cubrir con agua con sal y llevar a ebullición a fuego unos 45 minutos -o más, dependiendo de la dureza del agua de nuestra zona-, añadiendo medio vaso de agua fría un par de veces durante la cocción para “asustarlas” y que queden más tiernas. Terminado el proceso, las alubias estofadas estarán listas: cuando estén frías, guardarlas en la nevera o congelar, dependiendo de cuándo queramos comerlas.
  7. Pasar otra cuarta parte de la cebolla dorada a otra olla. Añadir el medio kilo de patatas restantes y un poco más de aceite y dorarlas también unos 10 minutos. Cuando tengan un poco de color, añadir 1,5 l de caldo o agua con sal y los guisantes congelados. Hervir durante unos ocho minutos, añadir hojas de menta fresca al gusto y cuatro yogures -o leche o aguacates, si se prefiere-, triturar, rectificar de sal y, una vez fría, guardar en la nevera o congelar, dependiendo de cuándo queramos comerla. La crema de guisantes ya estará lista (servir con abundante pimienta recién molida).
  8. Mientras, cortar dos pepinos, cuatro zanahorias y un pimiento en palitos. Estas crudités en un tarro o bolsa de silicona bien cerrada aguantarán bien tres días en la nevera: en ese momento habrá que repetir el proceso con el resto para acompañar el babaganoush y el paté de curry el resto de la semana.
  9. Poner una olla al fuego con abundante agua salada. Limpiar las judías verdes, quitándoles las puntas y los hilos (si los tienen). Hervirlas durante unos cinco minutos, sacarlas y pasar a un recipiente con hielo para cortar la cocción. Escurrir bien y reservar en la nevera.
  10. En la misma agua, hervir 1,2 k de alcachofas -congeladas o frescas, peladas y limpias y cortadas en octavos a lo largo, sin desechar el tallo- durante unos 12 minutos. Sacarlas y pasar a un recipiente con hielo para cortar la cocción. Escurrir bien y reservar en un recipiente cerrado en la nevera.
  11. Cambiar el agua. Hervir la pasta y el arroz integral -separados y con diferente agua- en abundante agua salada el tiempo que indique el fabricante. Escurrir, refrescar y reservar. Hidratar el cuscús con su mismo volumen de agua caliente con sal -además de un par de cucharadas de aceite-. Separarlo bien con un tenedor y reservar en la nevera (esto también puede hacerse el día antes de comerlo).
  12. En la otra olla, cocinar el brócoli y una cebolla troceados en abundante agua hirviendo durante unos seis minutos. Enfriar, escurrir y reservar unos minutos, mientras añadimos a un cuarto de la cebolla restante ajo al gusto -que dejaremos dorar tres minutos-, pimentón y un chorrito de vinagre. Añadir el brócoli con cebolla y el arroz -a fuego alegre- y dar vueltas unos minutos. Reservar y, cuando esté frío, pasar a la nevera.
  13. Preparar la vinagreta de encurtidos con pepinillos, cebollitas y/o alcaparras al gusto, aceite, vinagre o limón, sal y pimienta. Preparar otra vinagreta sencilla al gusto para la ensalada de lombarda. Conservar ambas en un tarro en la nevera hasta el momento de consumo.
  14. Cuando esté lista la calabaza, dejar que se temple, quitarle la piel y triturar con los anacardos, un poco de curry, sal, limón al gusto y medio diente de ajo (cuidado porque su potencia subirá con los días). El paté de anacardo y calabaza ya está listo (reservar en la nevera).
  15. Preparar la salsa de yogur mezclando dos yogures con aceite, hierbas o especias al gusto (por ejemplo, orégano o albahaca y un poco del ajo asado). Si se le quiere añadir limón, hacerlo el mismo día de consumo (también se puede optar por la ralladura de su piel).
  16. Poner cuatro huevos en agua hirviendo durante siete minutos. Refrescar y una vez fríos del todo guardar en la nevera (duran bien cinco días).
  17. Cuando las patatas y las remolachas asadas estén listas y no quemen, pelarlas y pasarlas a una olla con el resto de la cebolla que hemos dorado y una de las cabezas de ajo asadas (se vacían muy fácilmente abriéndolas por la mitad en perpendicular y apretando). Añadir 1,5 l de caldo o agua con sal, una cucharadita de semillas de anís o hinojo y hervir durante cinco minutos. Añadir cuatro yogures -o leche o aguacates, si se prefiere-, triturar, rectificar de sal y, una vez fría, guardar en la nevera o congelar, dependiendo de cuándo queramos comerla. La crema de remolacha ya estará lista.
  18. Pelar las berenjenas y mezclarlas con un diente de ajo picado muy fino, sal, tahini, una pizca de comino, aceite de oliva y zumo de limón al gusto. Una vez frío del todo guardar el babaganoush en la nevera (aguanta bastante, cuatro o cinco días).
  19. Mezclar cuatro cucharadas de soja con dos de miel (y, si se quiere, algo de picante). Untar bien cuatro -u ocho- contramuslos de pollo sin piel ni hueso. Llevar a la nevera si lo vamos a cocinar en un máximo de dos días, si no congelar y descongelar en nevera el día antes.
  20. Cortar la lombarda muy fina con una mandolina o un cuchillo afilado y guardar en un recipiente bien cerrado (dura bien cuatro días, pero esto puede hacerse también el día antes de comerla). Aliñarla unas horas antes para que el ácido de la vinagreta la ablande un poco (pero no añadas las patatas hasta el último momento).
  21. Montar la ensalada de pasta con los tomatitos cherry abiertos por la mitad, espinacas crudas, sardinas en aceite, aceitunas y vinagreta de encurtidos la misma mañana o la noche antes (pero aliñarla en el último momento, igual que la que acompañará la tortilla de alcachofas). Dorar las alcachofas en la sartén durante unos minutos antes de hacer la tortilla y estarán mucho más sabrosas. Las patatas asadas que hayan pasado por la nevera también recuperarán su textura con este proceso.

LA LISTA DE LA COMPRA

Verdulería

7 cebollas, 1 bulbo de hinojo, un puñado de menta fresca, 4 remolachas, 2 cabezas de ajos, 2,5 k de patatas, 6 berenjenas, 600 g de calabaza, 4 cabezas de ajos, 4 pepinos, 8 zanahorias, 2 pimientos, 1,2 k de judías verdes, 1,2 k de alcachofas, 1 k de brócoli, 3 o 4 limones, una lombarda mediana, 600 g de tomatitos cherry, 200 g de espinacas

Aves

4 -u 8, si se tiene mucha hambre por la noche- contramuslos de pollo limpios, 12 huevos.

Carnes

600 g de carne de cordero picada

Pescado

4 raciones de pescado azul (fresco o congelado), 600 g de sepia (grande, para estofar),

Lácteos

10 yogures (o leche, o aguacate para dar textura a las cremas de verduras).

Además

500 g de alubias secas del año, 1 k de guisantes congelados. 300 g de anacardos crudos, 1 bote de tomate triturado, laurel, 3 l de caldo (o agua, para las cremas), 200 g de cuscús, 250 g de arroz integral, 400 g de pasta seca, pimentón, aceite, pimienta, vinagre, sal, encurtidos, 100 de aceitunas verdes o negras, curry, tahini (o aceite de sésamo), salsa de soja, miel, semillas de anís o hinojo, 100 g de nueces, 2 latas de sardinas en aceite.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Comidista

image beaconimage beaconimage beacon