Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo hacer perritos calientes saludables

Logotipo de Alimente Alimente 13/03/2019 Sergio Gómez
Los perritos tradicionales tienen exceso de calorías y grasas. iStock © Externa Los perritos tradicionales tienen exceso de calorías y grasas. iStock

Los perritos calientes son casi una institución de la comida rápida. Una elaboración clásica, muy común y reconocible por su bollo de pan, su salchicha y sus típicas salsas de acompañamiento, como el kétchup y la mostaza. No obstante, estos pueden no ser muy saludables si están elaborados con carnes procesadas y otros ingredientes poco beneficiosos para la salud, que pueden tener implicaciones nocivas para el organismo o provoca el aumento de calorías. Por suerte, hay maneras de elaborar esta receta de forma saludable, para que pueda encajar en cualquier tipo de dieta y que no haya miedo a disfrutar de su sabor. ¿Cómo podemos cumplir este propósito?

Evitar las carnes procesadas

Foto. iStock © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto. iStock

La carne utilizada en las salchichas de los perritos calientes más convencionales pueden incluir altas cantidades de sodio, grasa y nitratos, como explica la nutricionista Ellen Klosz en 'Consumer Reports', la revista de la Unión de Consumidores de Estados Unidos. La carne de ternera y cerdo es la que más grasa posee, lo que hace que tenga más calorías. Además, algunas de las salchichas comerciales suelen estar elaboradas con carnes procesadas, las cuales han sido asociadas con un mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón. Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó en 2015 reducir su consumo tras declararlas carcinógenas, es decir, pueden provocar cáncer en algunos seres humanos.

La propia OMS asegura que esta carne “ha sido transformada a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación. La mayoría de las carnes procesadas contienen carne de cerdo o carne de res, pero también pueden contener otras carnes rojas, aves, menudencias o subproductos cárnicos tales como la sangre". Y entre sus ejemplos citan los “frankfurters (perros calientes/hot dogs/salchichas)”.

Por ello, una alternativa saludable es apostar por carne que no haya sido procesada. Si es un corte magro el que se convierte en salchicha, será más saludable ya que contendrá menos grasa saturada, sodio y otros agentes carcinógenos. Además, se puede optar por carnes como la de pollo o la de pavo, con las que se reduce el consumo de lípidos, haciendo que sean menos calóricas.

Vigila el bollo

Foto. iStock © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto. iStock

Los típicos panes que envuelven los perritos calientes suelen estar elaborados con harinas refinadas -asociadas, como demuestra la ciencia, con un aumento del peso y la grasa abdominal en humanos-, que los convierte en alimentos pobres en fibra, de poco valor nutricional y un aporte calórico cuya capacidad saciante brilla por su ausencia. Además, algunos son ultraprocesados que suelen incorporar azúcares en su composición, lo que dispara aún más la energía que aportan. Una solución es usar pan que esté elaborado con cereales de grano completo o integrales. Así contendrá más fibra, lo que ayudará a controlar mejor el apetito.

Cuidado con los añadidos

Foto. iStock © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto. iStock

La carne y el pan son los dos elementos principales del perrito caliente, pero tras estos se encuentran los añadidos en forma de topping y salsas. Por ejemplo, la cebolla frita es un ingrediente muy común en esta receta, un ultraprocesado que se prepara industrialmente con aceites vegetales poco saludables y azúcar añadido. Por ello, una opción más adecuada sería sofreír o pochar un poco de cebolla con aceite de oliva e incluso caramelizarla al estilo tradicional, sin azúcar. Aunque también resulta interesante incluirla fresca y en juliana. Otros ingredientes saludables que se pueden incorporar son los pimientos asados, vegetales crudos como la lechuga o la col, o incluso fermentados como el chucrut. Todos estos darán un toque de color, sabor, frescura y micronutrientes sin añadir apenas calorías.

Las salsas como el kétchup, la mayonesa y algunas mostazas, como la que incluye miel, dan jugosidad y un contraste en el sabor, pero también suelen contener azúcares añadidos en su preparación, que hacen que no sean los aderezos más saludables. En su defecto, se puede optar por usar una salsa de tomate fresco, preparar kétchup casero o una variedad de mostaza natural. Moderar la cantidad que se echa también ayuda a reducir las calorías del plato.

En conclusión

Para que quede claro cómo hacer más saludables los perritos calientes, vamos a recapitular los diferentes elementos a tener en cuenta:

Evitar las carnes procesadas y optar por piezas magras para hacer las salchichas. La de pollo y la de pavo tienen menos grasa y menos calorías.Usar panes integrales elaborados al 100% con cereales de grano completo para que tengan un mejor aporte nutricional y sacien más.Añadir toppings saludables como verduras, encurtidos y fermentados.Aplicar salsas caseras que no contengan azúcares y moderar la cantidad de las mismas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Alimente

image beaconimage beaconimage beacon