Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los mejores restaurantes chinos de Londres

Logotipo de Esquire por Por Rodrigo Varona de Esquire | Diapositiva 2 de 6: Hanway Place, 8hakkasan.com El mito sigue vivo, y lo hace con una salud excelente en su ubicación original de Tottenham Court Road. Alan Yau abrió aquí su primer local hace casi dos décadas y su imperio acumula hoy 15 sucursales, amén de una estrella Michelin desde 2003. ¿El motivo de su éxito? Buena comida cantonesa, la más elegante y popular en Occidente de todas las de origen chino, aderezada con ciertas licencias culinarias y una serie de claves que en su día eran sorprendentes: brutal interiorismo que sigue siendo moderno, animado ambiente con música a volúmenes notables o una gran barra de coctelería. En la carta, una propuesta poco sorprendente pero con dos grandes bloques estrella: dim sum y platos al wok (algo menos nos convence su versión del pato pequinés). El servicio, muy eficiente, y una carta de vinos con lujosas opciones (tarifadas acorde) completan la experiencia. Por cierto, David Muñoz se formó aquí durante sus años en Londres, y lo hizo sobre todo en pastelería, porque los occidentales no pueden acceder a las partidas saladas.

1) HAKKASAN

Hanway Place, 8

hakkasan.com

El mito sigue vivo, y lo hace con una salud excelente en su ubicación original de Tottenham Court Road. Alan Yau abrió aquí su primer local hace casi dos décadas y su imperio acumula hoy 15 sucursales, amén de una estrella Michelin desde 2003. ¿El motivo de su éxito? Buena comida cantonesa, la más elegante y popular en Occidente de todas las de origen chino, aderezada con ciertas licencias culinarias y una serie de claves que en su día eran sorprendentes: brutal interiorismo que sigue siendo moderno, animado ambiente con música a volúmenes notables o una gran barra de coctelería. En la carta, una propuesta poco sorprendente pero con dos grandes bloques estrella: dim sum y platos al wok (algo menos nos convence su versión del pato pequinés). El servicio, muy eficiente, y una carta de vinos con lujosas opciones (tarifadas acorde) completan la experiencia. Por cierto, David Muñoz se formó aquí durante sus años en Londres, y lo hizo sobre todo en pastelería, porque los occidentales no pueden acceder a las partidas saladas.

© Doug Armand

Más de Esquire

image beaconimage beaconimage beacon