Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Munster, queso fuerte, dulce y medieval

Logotipo de Bonviveur Bonviveur 07/05/2019 Alfredo Álamo
Piezas de queso munster © Bon Viveur Piezas de queso munster

La zona de Alsacia y Lorena es un territorio que siempre ha sufrido un vaivén entre la influencia alemana y francesa. Lo cierto es que el queso munster, que se produce en Alsacia, puede que tenga su origen en un lugar distante: Irlanda. O al menos eso se cuenta en una de las leyendas sobre su origen.

Dicen que alrededor del siglo IX, un monje irlandés atravesó las montañas de los Vosgos, el cual dejó la receta de este queso a los habitantes de la zona en compensación por su hospitalidad. También se cuenta que fueron unos monjes que llegaron bajo el dominio de Carlomagno para honrar a San Gregorio, los que llevaron la receta del queso.

Lo cierto es que, desde época medieval, este queso se produce en la zona de Alsacia gracias a su excelente producción de leche de vaca (mientras que en Lorena recibe el nombre de géromé) y hoy en día está reconocido bajo el paraguas de una denominación de origen.

Este queso llegó a ser tan importante en la zona de Lorena que incluso servía como pago de impuestos para sus gobernantes por parte de los ganaderos de la zona. De hecho, sigue siendo uno de los grandes productos de alimentación en esta región.

Detalle del color y textura del queso munster © Bon Viveur Detalle del color y textura del queso munster

Como hemos comentado, es un queso creado a partir de leche de vaca. Su aspecto es cremoso, blando, con una cáscara blanquecina. Su peso oscila de los 500 gramos al kilo y medio y tiene de 13 a 20 centímetros de diámetro. Su color y olor vienen dados por el uso de la brevivacterium lino en su fabricación.

La maduración del munster tiene una duración de unos 20 días, momento en el que se frota con la brevivacterium lino en un proceso todavía artesanal, cada dos días. Este proceso se realiza en bodegas especialmente preparadas que se mantienen a una temperatura estable de 11 grados.

El munster tiene un sabor dulce que acompaña de manera perfecta a su penetrante olor, una combinación ideal para consumir con vinos de la zona del Riesling. Además, es un ingrediente habitual en la preparación de platos clásicos de la región, como son las quiches, los pasteles de queso o la raclette.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Bonviveur

image beaconimage beaconimage beacon