Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pan, una relación de amor y odio en la mesa

Logotipo de Harper's Bazaar Harper's Bazaar 17/02/2017 harpersbazaar.es

Considerado el mejor restaurante nórdico del momento, Maaemo es un tres estrellas Michelin de Oslo (Noruega) ha elevado el pan a rango de plato. Forma parte de su menú degustación y se sirve caliente, con una masa con semillas, servido con mantequilla cremosa y queso fresco, en unas fuentes muy aparentes, de madera, llenos de semillas. Después, se retira como si fuera un plato más y es un pastel de patata lo que nos pondrán en el platillo del acompañamiento. El propio restaurante ofrece cursos para aprender a hacer pan.

Considerado el mejor restaurante nórdico del momento, Maaemo es un tres estrellas Michelin de Oslo (Noruega) ha elevado el pan a rango de plato. Forma parte de su menú degustación y se sirve caliente, con una masa con semillas, servido con mantequilla cremosa y queso fresco, en unas fuentes muy aparentes, de madera, llenos de semillas. Después, se retira como si fuera un plato más y es un pastel de patata lo que nos pondrán en el platillo del acompañamiento. El propio restaurante ofrece cursos para aprender a hacer pan.
© Copyright © 2017 Hearst Magazines, S.L.

El mundo de la gastronomía está lleno de decisiones: ¿dulce o salado?, ¿chocolate o sorbete de limón?, ¿con cebolla o sin cebolla?... Muchas de ellas, además, no permiten medias tintas, o estás conmigo, o contra mí. Y, por si fuera poco, una nueva moda aparece en el panorama culinario, y lo hace con bicefalia: la loa al pan y el destierro más absoluto.

Al mismo tiempo que cada vez más cocineros prefieren descartar cualquier tipo de pan en sus menús, los hay que convierten a sus bollitos en un plato por sí mismo. Por un lado, los que defienden los sabores de los platos preparados y evitar llenarse el estómago de pan. Por otro, los que entienden este alimento como todo un arte que merece un hueco destacado, y no solo un acompañamiento o un aperitivo empapado en el mejor aceite.

Ambos extremos pueden ser irreconciliables pero, ¿tenemos que elegir bando? Unos y otros nos ofrecen la oportunidad de relamernos del gusto, y los auténticos sibaritas no decimos que no a estos restaurantes en los que el pan brilla por su ausencia o por ser la estrella del menú.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Harper's Bazaar

image beaconimage beaconimage beacon