Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pasos simples para preparar un sirope de azúcar

16/06/2014
© Santa Rosa Press Democrat - Zuma Wire Service - Alamy

Cuando escuchas "sirope de azúcar", no dejes que tu mente se vaya a imágenes de cócteles rosados que te dejan los dedos pegajosos y los dientes sucios. El sirope de azúcar logra un buen aspecto en los daiquiris frutales y en otras bebidas con ron adornadas con sombrillas. Pero el sirope de azúcar también queda bien con otras bebidas. Añade una pizca de dulzura a las bebidas a base de whisky, como el Old Fashioned, o como un beso azucarado en un Gin Fizz. 

© Dave King - Getty Images

El sirope, que también se denomina "sirope simple" o almíbar, se hace disolviendo azúcar en agua. Al usar sirope en vez de cucharadas de azúcar directamente en la bebida, se obtiene un dulzor más preciso y uniforme, y los cristales de azúcar no caerán al fondo de la copa. La mayoría de las recetas de cócteles requieren un sirope con la misma medida de azúcar que de agua, pero puede cambiar la proporción de azúcar y agua para hacer un sirope más espeso y con más cuerpo.

Sirope de azúcar, fácil de hacer:

1. Calentar agua: Medir una taza de agua y echar en una olla. Calentar hasta el punto de ebullición.
2. Echar el azúcar: Medir una taza de azúcar y añadirla al agua. Reducir a fuego lento (no hay que hervir la mezcla).
3. Disolver el azúcar: Batir la mezcla de azúcar y agua hasta que el azúcar se disuelva por completo.
4. Dejar enfriar. Una vez que se enfría el sirope, puedes refrigerarlo durante un mes, como máximo.

¿Te atreves? Para añadir puntos, puedes aumentar el nivel de dificultad y sabor de tu sirope si usas diferentes tipos de azúcar o añades sabores.

Prueba con azúcar moreno natural, que se obtiene refinando el extracto de la caña de azúcar y contiene melaza. Se consigue en variedades exóticas: demerara, mascabado y turbinado. También puedes utilizar un par de cucharadas de ralladura de lima, limón o naranja, algunas rodajas de jengibre fresco, o una vaina de vainilla cortada a lo largo, o dos ramitas de canela, y añadir al sirope. Cocina la mezcla a fuego lento alrededor de unos cinco minutos, deja enfriar y luego cuela el sirope.

Experimentar con un sirope simple o con algunos agregados a la receta básica puede aportar un poco de equilibrio a una libación amarga o agria, y ¿quién no necesita un poco de dulzura de vez en cuando?

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon