Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Limpiar con vinagre mata los gérmenes? Esto es lo que recomiendan los expertos

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 26/03/2020 ACyV
Foto: iStock. © Externa Foto: iStock.

Uno de los remedios más populares para quitar los gérmenes y suciedad de distintas superficies es el vinagre. En concreto, no solo deja completamente limpios suelos o tapices, sino también les otorga un brillo que antaño parecieron haber perdido. Sin embargo, dicho líquido, cuyo uso principal es aderezar ensaladas, no goza con el respaldo de la comunidad científica como agente antibacteriano. Y si estás pensando en limpiar tus instalaciones domésticas para evitar contagios con virus y bacterias, lee a continuación.

El vinagre, sin ir más lejos, no está registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) como un desinfectante efectivo para el hogar. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda en su lugar desinfectar las superficies con soluciones diluidas de lejía o de alcohol que no supere el 70%, según recoge ‘Business Insider’.

Aquellos productos que contienen alcohol o lejía son mejores que el vinagre, ya que este no es muy efectivo contra los virus

“Si bien el vinagre tiene algunas propiedades desinfectantes, no es tan efectivo como los productos domésticos estándar”, asegura Alex Berezow, vicepresidente de comunicaciones científicas del Consejo Americano de Ciencia y Salud. “Realmente no sé por qué alguien se decantaría por el vinagre cuando hay un montón de opciones de limpieza en el mercado que son bastante efectivas”.

¿Por qué entonces tiene fama de excelente quitagrasas y suciedades? La respuesta está en las altas concentraciones de ácido que posee, el químico responsable de que las superficies queden tan brillantes. Sin embargo, no es lo suficientemente potente a la hora de desinfectar, “aquellos que contienen alcohol isopropílico o lejía son mejores”, sostiene Berezow.

El amoníaco es hidróxido de amonio y, además de desinfectar, es un potente desengrasante, ideal para cocinas y suelos

El ácido acético, componente principal del vinagre, ayuda a descomponer la suciedad y cambia químicamente la composición de las estructuras celulares de los gérmenes. Sin embargo, un estudio de 2010 descubrió que el vinagre de malta es poco efectivo eliminando los virus de la gripe (alrededor de un 10%), mientras que otro de 2014 asegura que también lo es a la hora de acabar con las bacterias que producen la tuberculosis.

Otras opciones

Evidentemente, el alcohol sigue siendo el rey de los desinfectantes. También la lejía. El agua oxigenada, por su parte, funciona muy bien para desinfectar superficies que no sean suelos, maderas o cerámicas, sino de uso más cotidiano: el teclado del ordenador o el ratón. Pero ya que es mejor prevenir que curar, lo mejor será que en todo momento sigas al dedo las recomendaciones de seguridad y te apliques un gel desinfectante de manos directamente fabricado para su uso, y así evitar contagios a través de los elementos más comunes de los que hacemos uso en la vida cotidiana.

Algunas webs aconsejan mezclar dos de los productos anteriormente mencionados. Por un lado, el agua oxigenada con vinagre. Otros expertos ven también en el jugo de limón un potencial desinfectante, que si se combina con el agua oxigenada puede dar lugar a grandes resultados.

¿Lejía o amoníaco?

La eterna disyuntiva en cuanto a productos de limpieza se refiere. El amoníaco es hidróxido de amonio y, además de desinfectar, es un potente desengrasante, ideal para cocinas y suelos. También puede servir para limpiar cristales y suelos y, al igual que el vinagre, destaca por dejar las superficies más que brillantes.

© Proporcionado por El Confidencial

ACyV

La lejía, por su parte, elimina mejor las bacterias, y a diferencia del amoníaco es bastante oxidante, por lo que deberás hacer un uso moderado de ella si no quieres que tus materiales o superficies se estropeen. Va muy bien a la hora de desinfectar inodoros, bañeras o lavabos, aunque en este caso también puedes encontrar productos en el mercado que están específicamente fabricados para cumplir estas funciones.

A la hora de combatir los gérmenes, el claro vencedor es la lejía, ya que el amoníaco se usa más para blanquear que para eliminar agentes tóxicos para el organismo. Por ello, en este caso, y con el objetivo de reducir al máximo las posibilidades de contagio en tu entorno cotidiano, la lejía resulta implacable. Ya sabes que lo importante es mantener tu espacio limpio y ordenado en estos días de cuarentena, no solo para evitar el contagio, sino también para disfrutar más aún del lugar y llevar mejor estos días en los que debemos permanecer confinados.

Por último, recuerda siempre seguir cuidadosamente las instrucciones de uso, y utilizar las medidas de protección adecuadas, al manipular este tipo de productos químicos para limpiar.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon